Se propagan por Iberoamérica las rebeliones contra la austeridad

25 de octubre de 2019

25 de octubre de 2019 —- En Iberoamérica se multiplican las protestas en contra de la austeridad. Las mismas condiciones existen en muchos países y son el marco en el que se han desencadenado protestas dramáticas recientemente en Chile, por ejemplo. Entre los factores están la desigualdad, las medidas de austeridad que aumentan el costo de los servicios públicos, la dependencia en la exportación de las materias primas en medio de una situación económica mundial cada vez peor, el debilitamiento de la moneda nacional, etc. Y como lamenta hoy la agencia de noticias de Bloomberg, Chile era considerado por los expertos ‘financieros’ como la nación “más estable” de todas las naciones de Suramérica.

* Chile: Los disturbios y las protestas siguen, a pesar de los tres días de toque de queda, del estado de emergencia y la militarización del país que trae a la memoria imágenes del pinochetazo: 18 personas han fallecido y hay alrededor de 1,400 personas detenidas. Los cacerolazos de protesta se escuchan en todos lados. El Presidente Sebastián Piñera, quien se supone que será el anfitrión de la cumbre de Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC en sus siglas en inglés) el 16 y 17 de noviembre, acaba de retractarse de su declaración del 21 de octubre respecto a que “estamos en guerra contra un enemigo poderoso e implacable” y está proponiendo una reunión con representantes de la oposición para producir un nuevo “contrato social” para “encontrar mejores soluciones a los problemas que enfrentan los chilenos”. Sin embargo parece que el mil millonario Piñera no llega a entender lo que significa la consigna “no son los 30 pesos” –que es el aumento que iba a hacer a los tickets del metro, “sino los 30 años” de austeridad pinochetista de los “Chicago Boy” y la destrucción de la economía y de los derechos sociales. El lunes 21, mineros chilenos y otros grupos sindicales anunciaron que harían una huelga en solidaridad de los manifestantes.

* Ecuador: Aunque aquí hay una calma tensa, luego de que el Presidente Lenin Moreno revocó una de las atroces exigencias del Fondo Monetario Internacional de eliminar el subsidio a los combustibles, afectando severamente a los sectores de menores ingresos, en realidad nada está resuelto. Moreno está comprometido a imponer las medidas de austeridad a cambio de un préstamos de $4,300 millones de dólares del Fondo Monetario Internacional (FMI), así que las protestas podrían desatarse de nuevo en cualquier momento.

* Haití: Aquí hay una verdadera catástrofe, dado que la nación efectivamente dejó de funcionar. Por meses, manifestaciones violentas han azotado Puerto Príncipe, la capital del país, pidiendo la renuncia del Presidente Jovenel Moise. Moise que está acusado de corrupción, por desviar fondos de Petrocaribe (un programa que le permite a Haití importar petróleo de Venezuela a precios subsidiados y que además los ayuda con programas para palear la pobreza) ha ignorado las acuciantes necesidades económicas de la nación. El hecho de que no se construyó infraestructura para el país luego del devastador terremoto del 2010 –-a pesar de los cientos de millones de dólares en donaciones para ese propósito—- es otro tema que enfurece a la población. El periódico The New York Times del 21 de octubre informó que hay una inflación galopante, los servicios públicos son inexistentes, hay constantes recortes de gas, y los servicios de salud están colapsados. Desde septiembre las escuelas están cerradas, dejando a millones de niños y a sus padres a su propia suerte.