La comisión de revisión económica y de seguridad EU-China le niega a China condición de Estado

23 de noviembre de 2019

22 de noviembre de 2019 — El informe anual que publicó la llamada “Comisión de revisión económica y de seguridad EU-China” es el colmó de las necedades; esa comisión se creó en el 2000 cuando China fue aceptada en la Organización Mundial de Comercio. El jueves 14 dieron sus voceros una rueda de prensa para presentar sus conclusiones del año, entre las cuales señalan que en Washington se está acumulando el consenso de que, luego de años de relación con Pekín, no se producido ni va a conducir al tipo de reforma política que pensaban los originadotes del mismo cuando se establecieron los nexos oficiales entre los dos países en 1970.

En la conferencia de prensa, la presidente de la comisión, Carolyn Bartholomew, básicamente le negó a China el derecho a ser un Estado nacional y a establecer su propia forma de gobierno. Dijo que en el informe de este año hay “un cambio importante”, a saber, que ya no ser van a referir a Xi Jinping como “Presidente”. ¿Por qué?

“Ahora nos vamos a referir a Xi Jinping con el título del cual deriva su verdadera autoridad, el de secretario general del Partido Comunista Chino [PCC]. Darle el título inmerecido de Presidente a un dirigente que insiste en la superioridad del socialismo, que supervisa una campaña extensa para erradicar los impulsos democráticos de China, le da una apariencia de legitimidad democrática al PCC y al gobierno autoritario de Xi”.¡Fíjense nomás! Cabe señalar que Carolyn Bartholomew ha sido presidente o vicepresidente todos los años desde 2007, y antes fue la jefa de personal de la congresista demócrata Nancy Pelosi, quien la colocó como jefa de la Comisión.

La Comisión no tiene ningún poder de decisión real, pero si sirve para compilar todas las mentiras y calumnias contra China que circulan durante el año para tratar de fijar el tono de la política hacia China. Una de sus colegas en la comisión, que también trabaja en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, en sus siglas en inglés), Bonnie Glasser, dijo que debido al “cambio significativo en las actitudes hacia China en Estados Unidos, y a la adopción de una política más dura por parte del gobierno de Trump”, con el informe de este año “muchas de las recomendaciones de la Comisión van a resonar en miembros del Congreso y entre los funcionarios del gobierno de Trump” (o más bien dicho, ese es el propósito del informe de este año).

Entre otras recomendaciones, hacen las siguientes:

* Imponer controles a las exportaciones de Estados Unidos a las compañías subsidiarias de China continental en Hong Kong;

* “El Congreso debe emitir una legislación que establezca que se suspenderían todas las disposiciones que le dan un estatus especial a Hong Kong, como la Ley sobre la Política de Estados Unidos hacia Hong Kong de 1992, la cual se suspendería en caso de que el gobierno de China despliegue al Ejército de Liberación Popular (ELP) o a la Policía Armada del Pueblo para intervenir en Hong Kong” (el Congreso ya hizo esto, y la ley está pendiente de ser promulgada por el Ejecutivo).

* Las compañías chinas que cotizan en los mercados de valores de Estados Unidos deben revelar todos sus nexos con el PCC.

Quizás el más lunático de los miembros de la comisión es James Talent, ex senador de Missouri, quien salió con que Pekín está utilizando al ELP junto con su “posición que ha establecido China en Europa, mediante los proyectos de infraestructura de la Iniciativa de la Franja y la Ruta, para debilitar a la OTAN y socavar la unidad de la Unión Europea en general”. Según esto, China trata de aprovechar las tensiones entre los países europeos sudorientales y el resto del bloque occidental, para llevar a esos países a la órbita de Pekín. Y lo peor de todo, dice este sujeto (sin morderse la lengua), es que “ahora está claro que Pekín se propone hacer del ELP una fuerza expedicionaria global”.