El Presidente Trump promulgó la Ley de la democracia en Hong Kong; China responde

29 de noviembre de 2019

29 de noviembre de 2019 — El Presidente Donald Trump promulgó el miércoles 27 la “Ley Democracia y Derechos Humanos en Hong Kong”, escrito por la camarilla antichina del Congreso y aprobado en ambas cámaras la semana pasada, por unanimidad en el Senado el 19 de noviembre y por una votación de 417 contra 1 en la Cámara de Representantes el 20 de noviembre; el representante republicano de Kentucky Thomas fue el único voto disidente.

Al firmar la ley, Trump incluyó como apéndice dos disposiciones en donde declara, en una de ellas, que firma la ley “con todo respeto para el Presidente Xi, a China y al pueblo de Hong Kong”, con la esperanza de que “los dirigentes y representantes de China y de Hong Kong podrán resolver de manera amigable sus diferencias y que lleve en el largo plazo a la paz y prosperidad para todos”.

La segunda disposición establece de manera interesante que “ciertas disposiciones de la Ley interfieren con el ejercicio de la autoridad constitucional del Presidente para fijar la política exterior de Estados Unidos. Mi gobierno tratará cada una de las disposiciones de la Ley de manera congruente con la autoridad constitucional del Presidente con respecto a las relaciones exteriores”. La declaración se publicó sin más detalles en el sitio electrónico de la Casa Blanca.

Trump promulgó además una ley que prohíbe la exportación de artículos de control de manifestaciones masivas, como gas lacrimógeno, gas pimienta o balas de goma, para la policía de Hong Kong.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China respondió de inmediato con una declaración muy enérgica en la conferencia de prensa informativa diaria, en donde calificó la ley como “una grave interferencia en los asuntos de Hong Kong, son asuntos internos de China”, y constituye “una grave violación al derecho internacional y a las normas básicas que gobiernan las relaciones internacionales”. Señaló que desde 1997, con “el retorno de Hong Kong a la madre patria, el éxito del principio de ‘un país, dos sistemas’ se ha reconocido universalmente... Estados Unidos ha ignorado los hechos y ha distorsionado la verdad. Respaldaron abiertamente a criminales violentos que destrozaron instalaciones de manera desenfrenada, que incendiaron y asaltaron personas inocentes, pisotearon el estado de derecho y pusieron en peligro el orden social... Le recordamos a Estados Unidos que Hong Kong es parte de China y los asuntos de Hong Kong son asuntos internos de China en los cuales no debe interferir ningún gobierno ni fuerza extranjera. Esta ley solo pondrá de manifiesto la naturaleza maliciosa y hegemónica de las intenciones de Estados Unidos hacia el pueblo chino, incluyendo a nuestros compatriotas de Hong Kong.... Exhortamos a Estados Unidos a no seguir hundiéndose por el camino equivocado, o China adoptará contramedidas y Estados Unidos tendrá que cargar con las consecuencias”.

Asimismo, la agencia noticiosa china Xinhua publicó un boletín sucinto el jueves 28 en donde señala que “el viceministro de Relaciones Exteriores chino, Le Yucheng, llamó el jueves al embajador de Estados Unidos en China, Terry Branstad, para presentarle sus firmes y severas protestas por la promulgación en Estados Unidos de la mentada Ley de democracia y derechos humanos de Hong Kong de 2019”.

Por su parte, el senador Marco Rubio, principal patrocinador de la ley, apenas si podía contener su regodeo. Como si Hong Kong fuese hoy un Estado independiente, Rubio se jactó de que con la promulgación de la ley, “ahora Estados Unidos tiene nuevas herramientas importantes para impedir la influencia e interferencia de Pekín en los asuntos internos de Hong Kong”