WikiLeaks publica el tercer paquete de correos electrónicos de la OPAQ; más pruebas sobre el informe fraudulento de las armas químicas en Douma

17 de diciembre de 2019

17 de diciembre de 2019 — WikiLeaks publicó el sábado 14 el tercer paquete de correos electrónicos de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), en donde se comprueba todavía más que el resultado oficial que emitió la OPAQ según el cual el ataque con armas químicas en Douma el 7 de abril de 2018 fue hecho supuestamente por el gobierno de Assad, fue falsificado para justificar un ataque militar de Occidente contra el gobierno sirio.

Un memorando dirigido al director general de la OPAQ, Fernando Arias, por uno de los científicos que participó en la misión de investigación de la OPAQ, escribió que hay "alrededor de 20 inspectores que han manifestado su preocupación" sobre el informe oficial, según la reseña de RT.

Lo filtrado informa que el equipo que estuvo en el lugar de los hechos en Douma, con la excepción de un paramédico, aparentemente fue excluido a la hora de redactar el informe final. "El documento final fue elaborado en su lugar por un grupo aparte que había trabajado desde el País X, que se cree era Turquía", informó RT.

Como informaran las filtraciones anteriores, los cilindros de gas de cloro que el informe oficial alega que fueron lanzados por aviones, se descubrió que fueron colocados en sus sitios manualmente. Luego de que estas conclusiones se excluyeron del informe final, un miembro de la misión de la OPAQ "intentó archivar el análisis de los cilindros en un registro seguro, conocido [en inglés] como Documents Registry Archive (DRA) [Archivo de Documentos Registrados]. Según el periodista Peter Hitchens, un funcionario de alto rango de la OPAQ le ordenó a sus subordinados que eliminaran todos los rastros de lo encontrado en los archivos", informó RT.

El plan para exhumar los cadáveres de quienes supuestamente habían muerto a consecuencia del ataque químico, fue cancelado por las siguientes razones, que se informan en el nuevo documento filtrado:

“Cuando se recibieron los resultados de los análisis de la primera ronda de muestras medioambientales y biológicas y no se identificaron agentes nerviosos o productos degradados de los mismos en ninguna de las muestras medioambientales y biológicas, se cancelaron los planes para llevar a cabo la exhumación, ya que se consideraba que el riesgo de no encontrar suficiente evidencia del supuesto ataque era alto, y ya no era aceptable proceder con la exhumación que presentaba el riesgo de beneficiar a una facción".

La semana pasada, un periodista de Newsweek, Tareq Haddad, quien había escrito en documentos de anteriores de WikiLeaks, sobre la OPAQ, renunció a su trabajo cuando Newsweek se rehusó a publicar su informe de los hechos.