Se extiende el fermento de la huelga de masas en Francia

17 de diciembre de 2019

17 de diciembre de 2019 — Hoy es el día decimotercero del fermento de huelga de masas en Francia, cuyo motor principal, pero no el único, es la pelea contra el intento del gobierno a imponer una reforma al sistema de pensiones. En esta pelea, los dos sectores que encabezan el movimiento son el del transporte (autobuses, metro, trenes, aviones) y el de la educación. Desde el 5 de diciembre, cuatro de los principales sindicatos —la Confederación general de Trabajadores (CGT), Fuerza Obrera (FO), la Federación Sindical Unitaria (FSU), y el grupo de sindicatos franceses Solidarios (Solidarios Unitarios Democráticos)— acompañados de cuatro organizaciones estudiantiles, han logrado bloquear prácticamente todo el transporte en París, así como a nivel regional, nacional y de Europa.

También en la educación pública, que está sumamente amenazada por la reforma al sistema de pensiones, la huelga ha tenido un gran éxito. En las escuelas de preescolar y de educación primaria, la proporción de participación, según informa la policía es de 51%, y de 65% según dicen los sindicatos; y la participación de escuelas de secundaria es de entre 42% y 75%. Tanto la policía como los bomberos también están en huelga contra las reformas al sistema de pensiones.

Ahora se están integrando otras formas de protestas en contra de la austeridad a este fermento de huelga de masas. Algunos sectores están haciendo huelga en contra del aumento de los precios de energía que se dan en el contexto de las leyes climáticas. En estos sectores se incluyen los choferes de camiones, ambulancias y taxis. Los camioneros comenzaron la huelga hoy, y van a bloquear varios puntos de acceso a París.

Hoy está programado otro día de huelga nacional que va a juntar a todos los sectores además de los que protestan contra la reforma de las pensiones. Será una demostración del modo en que está funcionando el proceso de huelga de masas. Todos los sectores en huelga manifestarán en París y en otras partes. Los trabajadores de los hospitales iniciaron su marcha a las 11:00am, y luego se unieron a la a manifestación mucho mayor por la tarde. Ellos han mantenido por años una fuerte movilización, primero en contra del cierre de muchas de sus instalaciones hospitalarias, lo que ha llevado a ver que pacientes mueran en los pasillos de los centros de emergencia médica, porque no hay quien se ocupe de ellos. El movimiento de los chalecos amarillos también participa.

Los activistas del partido Solidaridad y Progreso informan que el sentimiento de las personas trasciende la mera defensa de temas corporativos y están abiertos a discutir temas más amplios como el de la deuda nacional, y un programa verdadero de reconstrucción.

El Primer ministro, Edouard Philippe, le echo leña al fuego el 11 de diciembre cuando enumeró punto por punto la reforma gubernamental al sistema de pensiones. Los sindicatos reformistas y la población en general, habrían querido que el gobierno aprovechara la ocasión para abandonar la reforma. Philippe, en la mejor tradición de su antecesor, Alain Juppé, no echó para atrás nada. Al contrario, confirmó que su gobierno quiere extender la edad de retiro hasta los 64 años, aunque no lo está llamado de esa manera. Así que los sindicatos reformistas, que habían planteado que la derogación de las extensiones de retiro era la condición para dar su respaldo a las reformas del sistema de pensiones, estaban furiosos y decidieron unirse a la huelga de inmediato; esto incluyó a la Unión Nacional de Sindicatos Autónomos (UNAS), la Confederación Francesa de Trabajadores Cristianos (CFTC) , a la Unión Sindical de los Periodistas Franceses (CFDT), y la Confederación General de Ejecutivos-Conferencia de Grandes Escuelas (CGC-CGE) que también representan a un enorme contingente de personas.

La experiencia muestra que cuando quiera que los gobiernos de occidente han hecho reformas a los sistemas de pensiones, el rumbo que llevaba era el de saquearlos. En Suecia, el porcentaje de la tasa de sustitución de sueldo con pagos de retiro por puntos es de 53%, en comparación con 74% actualmente en Francia; en Alemania las personas perdieron alrededor de un 10% cuando pasaron al sistema de los puntos.