China recorta cientos de aranceles para fomentar importaciones de las PYMES

27 de diciembre de 2019

27 de diciembre de 2019 — El lunes 23 se informó que el Ministerio de Finanzas y la Comisión de Aranceles Fronterizos del Consejo de Estado de China, anunciaron un recorte en los aranceles a 859 productos importados, que en total comprenden casi el 20% del valor de las importaciones chinas en 2018. Aunque se incluyen importaciones de puerco, en realidad el conjunto es muy distinto a los productos agrícolas, y al parecer los recortes no tienen que ver directamente con la “fase uno” del acuerdo comercial entre China y Estados Unidos que está a punto de firmarse. Algunos ejemplos de los artículos, son: cable de fibra óptica, partes de maquinaria eléctrica, robots industriales, medicinas, y muchos otros productos industriales y domésticos. Según el informe de la agencia Reuters, en muchos casos los recortes quedan incluso “por debajo del nivel de nación más favorecida”, y además, el Ministerio de Finanzas anunció que tiene programado otra ronda de recortes para el 1º de julio de 2020, a los productos relacionados con la tecnología informática.

Según la reseña de Bloomberg News, estos recortes en los aranceles ponen de manifiesto que “Pekín sigue con su plan de reducir las barreras comerciales y estimular la demanda interna”, lo cual no está relacionado con el acuerdo comercial entre Estados Unidos y China, sino que tiene el propósito de aumentar el crecimiento de la economía. La agencia china Xinhua señala que el gobierno “prometió darle a las compañías privadas el mismo tratamiento que a las empresas del Estado en más industrias”.

Como se ha manifestado en la “Exposición de importaciones” que ha realizado China, se trata de un cambio en la política económica, que tiene que ver con la descentralización de las importaciones a la economía china, y una especie de “reacoplamiento” a otras economías industriales avanzadas en un nivel tecnológico superior. China procura conseguir importaciones de empresas medianas estadounidenses y hasta de pequeñas empresas. Están poniendo más atención a esto que al aumento de las importaciones de productos distribuidos por las multinacionales que han dominado siempre la inversión extranjera directa y el comercio con China. Con esto buscan un “desarrollo económico de alta calidad” y crecimiento de la economía de China.

Por ejemplo, el gobierno ha venido cambiando las regulaciones de importación para abrirle oportunidades de importación a la pequeña y mediana empresa (PYMES). De este modo, las empresas estadounidenses pueden establecer ahora compañías de importaciones de su propiedad completamente en los puertos chinos sin depender de intermediarios para la importación, para que esas compañías puedan exportar directamente (y de manera más rentable por ende) a las empresas de las ciudades del interior de China, cosa que no habían podido hacer antes. El objetivo de este fomento a la importación, que no es una respuesta a la “guerra comercial”, es fomentar y aumentar el consumo doméstico de bienes industriales de alto valor agregado.

Este es el mismo programa con el que China y su Iniciativa de la Franja y la Ruta han procurado un vínculo en donde “todos ganan” con las Mittelstand (PYMES) alemanas sumamente productivas. Ambos países se han beneficiado mutuamente.