Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

¡Feliz Año Nuevo 2020! ¿Caminaremos hacia la guerra, o vamos a poner al mundo en orden?

3 de enero de 2020

2 de enero de 2020 — “Yo pienso que cuando comienza el año, la gente… siempre empieza con pensamientos más profundos que lo normal”, comentó Helga Zepp-LaRouche en sus reflexiones en su última videoconferencia semanal del año viejo. “¿Adónde irá este año?” preguntó. “¿Qué se logrará? ¿Cuáles son los peligros? Creo que el Presidente Xi Jinping dijo en su discurso de Año Nuevo que realmente el año próximo año será un parteaguas”.

“Y yo lo llevaría todavía un poco más adelante; yo digo que todo dependerá de lo que suceda con el proceso de juicio político en Estados Unidos, el cual gira en torno a la cuestión de las relaciones de Rusia y China con Estados Unidos. ¿Ocurrirá el crac? ¿Podremos hacer una reforma a tiempo? Y para el final de este año, yo creo que se habrán tomado muchas decisiones estratégicas que van a decidir si el mundo lleva el rumbo de una gran confrontación y posible guerra, o si podemos utilizar este año próximo para poner al mundo en orden y establecer un conjunto de relaciones internacionales completamente nuevo”, agregó.

“Por ahora, es muy claro que los tres Presidentes, Trump, Putin y Xi Jinping, trabajan cada uno a su manera para establecer una buena relación entre estos tres países, y yo creo que esto es realmente la cuestión estratégica más importante, porque una vez que tengamos un acuerdo entre estos tres países, creo que se puede enfrentar cualquier otro problema del mundo; no es que se resuelvan de inmediato, y no es que se superen todas las dificultades, pero tendremos las precondiciones para poder resolver las cuestiones estratégicas”, señaló.

Hasta ahora, se han dado pequeños pasos, ha habido iniciativas significativas pero limitadas, hacia una colaboración del liderato. Por ejemplo, los Presidentes Donald Trump y Vladimir Putin tuvieron una conversación telefónica muy útil el 29 de diciembre, en la cual Putin le agradeció a Trump porque Estados Unidos le proporcionó la inteligencia que le permitió a Rusia descabezar un ataque terrorista planificado a ocurrir en San Petersburgo durante los días festivos. Asimismo, en Ucrania el 29 de diciembre se realizó un intercambio de prisioneros entre el gobierno de Kiev y las autoproclamadas repúblicas del Donbas, lo cual señala los pasos en la dirección correcta. El 30 de diciembre, Rusia y Ucrania llegaron al acuerdo de continuar otros cinco años de tránsito ininterrumpido del gas desde Rusia a Europa, pasando por Ucrania, y los dos Presidentes destacaron esto en su conversación telefónica de Año Nuevo.

Zepp-LaRouche señaló además los acontecimientos importantes que ocurrirán en los meses venideros, que pueden ser ocasiones para profundizar verdaderamente la cooperación. “Creo que la gran cuestión realmente que viene próximamente en abril y en mayo es el 75avo aniversario de la derrota del nazismo; y naturalmente, el acto más relevante es el de la celebración del 75avo aniversario en Moscú el 9 de mayo, al cual Putin ha invitado repetidamente al Presidente Trump, y éste ha expresado gran interés en asistir, aunque no se han decidido los detalles”, explicó.

En su mensaje de fin de año y saludo de año nuevo al Presidente Trump, Putin reiteró la invitación para que Trump vaya a Rusia en mayo para la conmemoración del 75avo aniversario de la victoria contra el fascismo en la Gran Guerra Patriota. El Kremlin informó sobre el mensaje de Putin con las siguientes palabras: “Putin señaló que Rusia y Estados Unidos fueron responsables históricamente de garantizar la seguridad global y la estabilidad, y que Moscú habla a favor de normalizar las relaciones bilaterales y establecer un diálogo equitativo basado en el respeto mutuo de los intereses”.

Con relación a China, el Presidente Trump anunció el fin de año con un tuit que contempla viajar a China en cuanto se inicie la Fase Dos de las pláticas comerciales entre China y Estados Unidos. Dijo que el 15 de enero es la fecha en la que espera se firme la Fase Uno del acuerdo comercial, con la representación china de muy alto nivel en la Casa Blanca. Luego pueden dar comienzo las negociaciones para la Fase Dos.

El potencial que representan estos gestos es totalmente aborrecible para los geopolíticos y belicistas que giran en torno a las redes del moribundo imperio británico, y que están trabajando horas extras para fomentar una nueva Guerra Fría y confrontación entre Estados Unidos, China y Rusia. Por su naturaleza imperial, esa es la manera como procuran seguir dominando. Por ejemplo, el semanario de Londres The Economist salió la semana pasada con un escenario para boicotear a China y derrocar a Trump al mismo tiempo, a través de alborotar a las bases de Trump en contra de China durante el año electoral.

Por supuesto, este juego de los halcones de la guerra no tiene por qué prevalecer. Zepp-LaRouche lo calificó con detalle como un “malvado plan geopolítico”, pero que “no creo que va a funcionar”. La gente tiene que entender qué es a lo que nos enfrentamos, para poderlo derrotar, y darle paso a un nuevo orden.

En particular, mucho depende del éxito en Estados Unidos para acabar con la operación golpista que se viene perpetrando contra la Presidencia de EU. Helga Zepp-LaRouche subrayó que “realmente estamos en una carrera contra el tiempo, y es muy difícil decir cómo terminará esto. Si Trump gana, y si procede de lleno la investigación del Fiscal General William Barr y del fiscal federal John Durham sobre las atrocidades del FBI, la CIA y las redes británicas, mucha gente puede terminar en la cárcel”.

No es hora de complacencias. ¡Feliz Año Nuevo!