Iran promete vengar el asesinato del comandante de los CGRI

4 de enero de 2020

4 de enero de 2020 — El Pentágono emitió una declaración el jueves 2 por la noche en donde caracteriza el asesinato de Qasem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds de los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI), como un acto de autodefensa. Alega que Soleimani “se encontraba planificando ataques a diplomáticos y efectivos estadounidenses en Iraq y en toda la región. El general Soleimani y su Fuerza Quds son responsables de la muerte de cientos de estadounidenses y miembros de la coalición, y de miles más de heridos. El había orquestado los ataques contra las bases de la coalición en Iraq durante los últimos meses, entre los el ataque del 27 de diciembre”. Por lo tanto, “el ataque tenía el objetivo de disuadir los planes de ataque iraníes en el futuro”. En general, la justificación que dio el Presidente Trump para lanzar un ataque militar sin el consentimiento previo del Congreso, es la supuesta disuasión de un “ataque inminente”.

El ataque se realizó mediante un avión autodirigido de Estados Unidos y golpeó un convoy de dos carros en donde viajaban Soleimani y otros, en una vía de acceso hacia el Aeropuerto Internacional de Bagdad. Entre los muertos se cuenta también a Abu Mahdi al-Muhandis, el subcomandante de las Fuerzas de Movilización Popular (FMP) de Iraq, quien había ido al aeropuerto para reunirse con Soleimani, quien aparentemente acababa de llegar en un vuelo procedente de Tehrán. Cuando menos otros tres personas fallecieron, entre ellas un yerno de Muhandis.

La respuesta de Irán, hasta ahora, ha sido una retórica de venganza. El Líder Supremo de Irán, Alí Jamenei, ha prometido una “venganza severa” contra los “criminales” responsables de la muerte de Soleimani. Jamenei caracterizó a Soleimani como “la imagen del movimiento de resistencia internacional y subrayó que todos los que se adhieran a la resistencia van a vengar su sangre”, según informó la agencia iraní IRNA.

El Presidente iraní, Hassan Rouhani, escribió en su Twitter: “Se alzará la bandera del general Soleimani en defensa de la integridad territorial del país y la lucha contra el terrorismo y el extremismo en la región, y continuará la vía de la resistencia a los excesos estadounidenses”. Y agregó que “La gran nación de Irán tomará venganza de este crimen atroz”.

Cualquier acción de represalia muy probablemente la conducirán los CGRI, según declaró el vocero de los CGRI, el general brigadier Sharif: “Los CGRI, el pueblo y el Frente de la Resistencia, desde las cuatro esquinas del mundo islámico, tomarán venganza por la sangre de este mártir glorioso que solo tenía presiente la gloria y el honor del pueblo iraní y de la nación islámica, y la liberación de Jerusalén al-Quds”.

Jamenei no perdió tiempo para nombrar al general brigadier Esmael Qa’ani, que era el segundo de Soleimani, como el nuevo comandante de la Fuerza Quds.

En Líbano, el secretario general del Hezbolá, Hasan Nasrallah, se adhirió al llamado iraní de vengar la muerte de Soleimani, lo cual calificó como la responsabilidad y deber de todos los muyajidines de la resistencia en el mundo, según la reseña de Al Manar. “Vamos a levantar la bandera del general Suleimani en todos los campos de batalla y las victorias del Eje de la Resistencia aumentarán gracias a su sangre”, declaró Nasrallah. “Vamos a darles el justo castigo a estos asesinos criminales, que son la gente más malvada en el mundo, y esta será la responsabilidad y tarea de toda la Resistencia Muyahidín en el mundo”.

El primer ministro iraquí, Adel Abdul-Mahdi, a cargo del gobierno provisional, condenó el asesinato al que calificó como un acto de agresión contra Iraq y una violación de las condiciones bajo las cuales operan las fuerzas militares estadounidenses en su país. Dijo que el parlamento iraquí se reunirá este sábado para discutir una ley para sacar las tropas estadounidenses del país.