Expertos iberoamericanos ven en la Iniciativa de la Franja y la Ruta una razón de optimismo para el 2020

17 de enero de 2020

15 de enero de 2020 — Varios expertos y observadores de Iberoamérica y China, en entrevistas de fin de año que le dieron a la agencia de noticias china, Xinhua, ven un futuro esperanzador para la región en el 2020 gracias a la expansión de la Iniciativa de la Franja y la Ruta (IFR). Expertos de Cuba, Colombia, Chile y Brasil subrayaron el énfasis que pone China en el respeto mutuo y en la no intervención como la base para ampliar la cooperación.

Juan Ángel Cordero, director del Centro de Investigaciones de Política Internacional (CIPI), dijo que para el 2020 ve que China tendrá un papel mucho más activo en la transformación económica de la región, y también en el avance del área de la cooperación tecnológica. “Un elemento decisivo en el 2019 fue la propuesta china de seguir extendiendo la Iniciativa de la Franja y la Ruta hacia Latinoamérica", dijo Cordero y “la presencia de América Latina en la Iniciativa de la Franja y la Ruta tiene que profundizarse en 2020”, afirmó.

El periodista y economista colombiano, Enrique Posada, director del Observatorio Asia Pacífico de la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano (Utadeo), le dijo a Xinhua que él confía en que “la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China tenga un impacto positivo en las relaciones entre el país asiático y América Latina en la próxima década”. Posada es también director del Centro de Investigaciones de Política Internacional (CIPI) y del Instituto Confucio de la Universidad José Tadeo Lozano. “Veo la Iniciativa de la Franja y la Ruta como un megaproyecto de gran alcance, como dice el Presidente Xi Jinping, América Latina es la extensión natural de la nueva Ruta de la Seda”, le dijo Posada a Xinhua.

Guillermo Holzmann, analista político y académico de la Universidad de Chile y de la Universidad Adolfo Ibáñez, recalcó que las relaciones entre China y Latinoamérica se basan en el pragmatismo, “donde el ganar-ganar se hace realidad para ambas partes”. China no intenta imponer su modelo, dice, “sino que está comprometido, por las propias declaraciones de su Presidente, con los ejes principales de medio ambiente, lucha contra la corrupción y con las ideas de la industrialización". Todo ello sin presiones ni interferencias, solo “estableciendo un escenario amigable para avanzar en lo que a China le interesa, [que es] consolidar sus procesos y planes de industrialización para el 2025 y de la Iniciativa de la Franja y la Ruta para el 2030".

El analista brasileño Elias Jabbour, profesor de Teoría y Política de la Planificación Económica de la Facultad de Economía de la Universidad del Estado de Río de Janeiro (UERJ), termina diciendo que “China tiene condiciones económicas y financieras para traer prosperidad a América Latina. China es sin ninguna duda el motor de la economía mundial".