Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

El enjuiciamiento hace implosión y estalla el coronavirus; es hora de los programas económicos de LaRouche

1 de febrero de 2020

1º de febrero de 2020 — En el momento en que ya la farsa del juicio político en el Senado apunta a una derrota de los confabulados golpistas, se pone de manifiesto la urgencia de liberar al Presidente Trump y otros ciudadanos cuerdos del ataque instigado por los británicos, con la declaración de la Organización Mundial de la Salud (OMS) este 30 de enero en el sentido de que el coronavirus nCoV2019 constituye una “emergencia de salud pública de interés mundial”.

A finales de la tarde del viernes, el Senado votó 51 contra 49 en contra de llamar a testigos para prolongar el juicio político. El voto final sobre el caso se espera que ocurra “en unos días”, según la declaración del senador Mitch McConnell, líder de la mayoría republicana. El lunes se presentarán los argumentos finales y se espera que los senadores den los últimos discursos el lunes y martes. El lunes por la tarde se realizarán las juntas electorales de las primarias demócratas en el estado de Iowa; el martes el Presidente Trump dará su informe anual sobre el Estado de la Unión ante el Congreso. Antes de que se votara el viernes en la tarde, Trump publicó un tuit que decía, “Game over” (Se acabó el juego).

La OMS tomó su decisión de declarar al coronavirus nCoV2019 como emergencia global de salud pública no como “voto de no confianza” en China, sino para proteger a los países con menores recursos, declaró el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en una conferencia de prensa en Ginebra. “China ha establecido una nueva referencia en cuanto a respuesta a un brote infeccioso”, dijo Tedros. Al hacer esto, subrayó, China “protege al resto del mundo”. En efecto, lo que ha hecho China hasta ahora “creo que va a revertir el avance” de la epidemia.

“La velocidad con la que China detectó el brote, aisló el virus, y encontró la secuencia del genoma y lo compartió con la OMS y el mundo, es muy impresionante… Nuestra gran preocupación es el potencial que tiene el virus para difundirse a países que tienen sistemas de salud más débiles y que no están preparados para enfrentarlo”, señaló. “No sabemos qué tipo de daño podría causar el virus si se disemina en un país con sistema de salud más débil”, agregó.

La noticia del 30 de enero, de que se confirmó un caso de nCoV2019 en India, el segundo país más poblado del mundo, con un sistema social y de salud mucho más frágil que el de China, señala el peligro de que el virus pueda desarrollarse en el tipo de epidemia global que el príncipe Felipe ha buscada desde hace tiempo para despoblar al planeta. El 31 de enero se reportó también un caso en las Filipinas.

La OMS está en lo correcto al movilizar a las naciones para que cooperen ahora que es posible su contención. Como señaló el doctor Tedros, “la única forma en que vamos a derrotar este brote es que todos los países trabajen juntos en un espíritu de solidaridad y cooperación”.

La presidente del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, emitió el 6 de enero un llamado para que los Presidentes Trump, Putin y Xi realicen una cumbre de emergencia para iniciar un nuevo paradigma de relaciones entre las naciones, para abordar las cuestiones urgentes de la guerra y la paz mediante la cooperación en torno a las metas comunes de la humanidad. Esta emergencia global de salud hace más urgente aún que se lleve a cabo dicha reunión y con la participación además del primer ministro de India, Narendra Modi.

Se necesita iniciar una acción conjunta, encabezada personalmente por los dirigentes de esas naciones, para garantizar que se muevan los recursos adecuados a nivel internacional, de tal modo que las naciones puedan proporcionar la atención de salubridad para la población más pobre incluso, para limitar la diseminación del virus e iniciar la cooperación científica más amplia posible, para que se pueda descubrir una cura en el menor tiempo posible.

Zepp-LaRouche subrayó hoy la urgencia de cambiar la política económica para poder adoptar todas estas medidas de emergencia, y realizar de inmediato el trabajo de investigación y desarrollo en las ciencias de la vida para hacer avances revolucionarios ya. Esto no será posible nunca si se permite que continúe una política económica “verde”.

La derrota de la farsa del juicio político no significa el fin de la guerra de Londres contra el gobierno de Trump, sino una pequeña victoria.

Barbara Boyd presentó a los activistas de LaRouche la siguiente evaluación el jueves 30 de enero:

“Lyndon LaRouche dijo una vez que desde 1763 —al final de la guerra franco-india [la Guerra de los Siete Años], cuando George Washington se percató de que el único enemigo eran los británicos— toda la historia mundial ha sido una batalla entre el Sistema Americano de economía política física y el sistema británico de finanzas rentistas, el sistema oligárquico que ahora encarnan Wall Street y la City de Londres.

“Es muy probable que mañana o el sábado, se desmorone la maniobra para enjuiciar al Presidente en el Senado. Justo a tiempo para las elecciones primarias en Iowa y apenas a tiempo para el discurso del Presidente sobre el Estado de la Unión el 4 de febrero. Nada es seguro en esta guerra, y se trata de una guerra por la Constitución y nuestra nación; el adversario está herido pero no derrotado todavía. Esa es una situación peligrosa. Pero es muy posible que despegue ahora una ola de optimismo, esa fuerza poderosa, realmente una fuerza física del universo, a la que se refiriera el Presidente Trump en Davos. Y en esa situación de huelga de masas, todo se hace posible, como dijo el Presidente, siempre y cuando demos liderazgo. Y eso es lo que tenemos que hacer, cerrar filas en torno a ese depósito de ideas que nos dejó Lyndon LaRouche, que constituye la verdadera vía para la reconstrucción de Estados Unidos y el establecimiento de la justicia económica y la prosperidad económica en el mundo entero”.

Los peligros de guerra y de la epidemia internacional son patentes, “pero tenemos como resultado de esta batalla, desde que el Presidente tomó posesión de la Oficina Oval, una enorme población en Estados Unidos que entiende ahora… que ser ciudadano y participar en la política es una cuestión de vida o muerte…

“Y también acabamos de ver a los abogados del Presidente, que dieron una clase maestra sobre la Constitución de Estados Unidos, que nuestras universidades son simplemente incapaces de enseñar. El Comité de Acción Política LaRouche realizará videos de los aspectos más destacados de estas ponencias…

“Así que se han sentado las bases en Estados Unidos para que haya un voto exitoso de exoneración en el Senado”, una salida que requiere de las ideas de Lyndon LaRouche para reconstruir a Estados Unidos y para desarrollar al mundo entero para ganar" concluyó.

Air Jordan 11 For Sale