El jefe del Comando Europeo de EU dice que es un fanático del “Programa Flexible de Primer Ataque” con armas nucleares

3 de marzo de 2020

3 de marzo de 2020 – El general Tod Wolters, jefe del Comando de Estados Unidos en Europa y en la OTAN, hizo una extraordinaria declaración durante su testimonio ante la Comisión de Servicios Armados del Senado, el pasado 25 de febrero, que prácticamente casi nadie en los medios informativos lo ha reportado. Le preguntaron sobre el programa de no emplear primero armas nucleares, y Wolters respondió: “Yo soy un fanático del programa flexible del uso primero”.

“Bajo cualquier circunstancia, el hecho de que el Comandante Aliado Supremo en Europa se adhiera en público a la política de ‘primer ataque flexible’ con relación al empleo de armas nucleares, debería de llamar ampliamente la atención de todo mundo”, escribió el ex inspector de armas de la ONU, Scott Ritter, en un comentario que publicó RT. “Sin embargo, cuando se le ve en el contexto del reciente despliegue estadounidense de ojivas nucleares de baja potencia en misiles balísticos de submarinos que llevaba a bordo un submarino Trident, la declaración de Wolters es completamente explosiva. Agréguese a esta mezcla el hecho de que recientemente Estados Unidos llevó a cabo un juego de guerra en la que el Secretario de Defensa de Estados Unidos practicó el procedimiento para lanzar precisamente esa arma de ‘baja potencia’ contra un objetivo ruso durante un combate simulado entre Rusia y la OTAN en Europa, y la reacción debería ser fuera de lo común. Sin embargo lo que ha habido es un silencio ensordecedor tanto de la prensa europea como la de Estados Unidos sobre este asunto”, agregó Ritter.

Ciertamente, la única otra mención que ha podido encontrar hasta ahora este servicio de noticias sobre la declaración de Wolters fue un comentario en Twitter de Hanks Kristensen, de la Federación Americana de Científicos, quien observó, como lo hace Ritter, que esa declaración vuelve una farsa el reclamo de Estados Unidos sobre la supuesta doctrina rusa de “escalar para reducir la intensidad”.

Lo que viene a complicar más las cosas, señala Ritter, es la serie de ejercicios militares “Defender-Europe 20” programados para la primavera, mediante los cuales se movilizarán miles de efectivos estadounidenses cerca de las fronteras de Rusia. “El hecho de que esos ejercicios se están llevando a cabo en el momento en el que se declara que el empleo de armas nucleares de Estados Unidos y la doctrina de la OTAN relacionada al empleo de armas nucleares en contra de Rusia, es algo que las autoridades rusas al más alto nivel le están dando seguimiento minucioso, lo cual solo destaca el peligro que se plantea”, escribe Ritter. Destaca que Wolters se reunió con el jefe del Estado mayor Conjunto de Rusia, el general Valery Gerasimov, el 6 de febrero, pero eso fue antes de que se conocieran los ejercicios de respuesta nuclear de Estados Unidos en los que participó Esper la semana pasada, y antes de la declaración de Wolters sobre el primer uso. “A la luz de estos acontecimientos, el general Gerasimov se reunió con el general François Lecointre, jefe del Comando de Defensa francés, para manifestarle las preocupaciones de Rusia sobre las maniobras militares de la OTAN cerca de las fronteras rusas, en especial el ejercicio “Defender 2020” que, como lo señaló el general Gerasimov, ‘se realiza sobre la base de escenarios contra Rusia y contempla el entrenamiento para operaciones ofensivas’ ”.

Ritter trae a la memoria las maniobras “Able Archer 83”, los ejercicios de la OTAN que vistos desde Moscú, parecían mucho una siniestra cubierta para lanzar una guerra real contra la entonces Unión Soviética. “Funcionarios de Estados Unidos y de la OTAN harían muy bien en recordar el peligro para significó para la seguridad europea y del mundo el ejercicio Able Archer 83 y lo que significó entonces el potencial para que hubiera un error de cálculo por parte de los soviéticos, para que evalúen ahora las preocupaciones que manifiesta ahora el general Gerasimov”, concluye Ritter. “La concentración sin precedentes de poder militar ofensivo de la OTAN en la frontera de Rusia, junto con el arrogante abrazo público del general Wolters a la postura nuclear de ‘primer ataque flexible’ de la OTAN, replica con creces el modelo de amenaza que presentaba Able Archer 83. En este contexto, no sería una exageración concluir que la amenaza de guerra nuclear entre Estados Unidos y Rusia es la más alta que ha habido desde Able Archer 83”.

Una mayor evidencia de que la estrategia estadounidense ha vuelto a dar una mayor importancia a las armas nucleares, es el testimonio que también presentó el almirante Charles Richard, jefe del Comando Estratégico de Estados Unidos (el responsable de las armas nucleares), quien le dijo a la Comisión de Servicios Armados de la Cámara de Representantes el 27 de febrero que el Congreso tiene que financiar totalmente la modernización del arsenal nuclear estadounidense, o si no, el Departamento de Defensa corre el riesgo de perder sus capacidades estratégicas en el largo plazo. “Cuando hablamos de la modernización de la tríada [nuclear], lo que dejamos fuera es ‘o si no’ ”, dijo Richard. “La otra opción no es mantener lo que tenemos. Toda la tríada está llegando al final de su vida útil. O reemplazamos lo que tenemos ahora, o empezamos a despojarnos, casi rumbo al desarme, frente a esta amenaza creciente”.

nike fashion