Ex funcionario de la UNCTAD propone cerrar los mercados y ofrecer crédito estatal a las empresas

24 de marzo de 2020

24 de marzo de 2020 — En una entrevista exclusiva con el blog de Milena Preradovic, el ex economista en jefe de la UNCTAD (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo) en Ginebra, Heiner Flassbeck, propuso el cierre de los mercados de valores por “uno, o mejor, dos meses”, porque los altibajos del mercado ponen nerviosa a la gente y fomenta el pánico. También propone abandonar los criterios de Maastricht de la Unión Europea, y los dogmas sobre la deuda pública (austeridad presupuestal). Las recomendaciones de Flassbeck muestran que hay un terreno fértil en algunos círculos que aún conservan la cordura económica, para las propuestas sobre la Glass-Steagall y las Cuatro Leyes de LaRouche que planteó la presidente del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche hace dos semanas.

Flassbeck señala que lo más importante ahora, aparte de las medidas médicas necesarias, es otorgar préstamos en un rango muy grande, a las empresas para impedir que se vayan a la quiebra, y donde sea necesario, para garantizar que sigan produciendo. La crisis actual no es de una recesión, sostiene Flassback, sino que se trata de un enorme conmoción que muy probablemente causará una reducción en el producto económico de hasta un 30%, y esto exige una verdadera movilización de emergencia, porque simplemente no se puede dejar que cierre toda la economía y esperar que algo sucede. La proporción de deuda con respecto al PIB en Alemania y en cualquier otra parte va a llegar a ser de entre el 90% y el 100% del PIB; se trata de una situación muy específica en la que no se puede permitir que se haga lo mismo de siempre. Y sería totalmente irresponsable que, luego de que haya pasado la crisis del coronavirus, tratar de regresar a la austeridad presupuestal para reducir la proporción de deuda a la norma del 60$ del sistema de Maastricht.

Las empresas productivas necesitan préstamos en los próximos días, no dentro de cinco meses, cuando los burócratas revisen finalmente las cifras, porque para entonces las empresas quizás ya no existen. Saquen a los burócratas y pongan a gente nueva que sepa cómo hacerlo y rápido. El crédito instantáneo a las empresas se debe dar por medio del banco estatal alemán Kreditanstalt für Wiederaufbau (Instituto de Crédito para la Reconstrucción).