Mike Pompeo: una mente criminal

26 de marzo de 2020

26 de marzo de 2020 — El aliado de John Bolton, el todavía secretario de Estado, Mike Pompeo, no puede contener su furia de que la geopolítica pueda ser enterrada por la solidaridad mundial en el combate a la pandemia del coronavirus. Mientras que el Presidente Donald Trump dejó atrás ya públicamente la calumnia de que “China causó la pandemia”, Pompeo anda en una cruzada religiosa contra “el Partido Comunista de China, Rusia, y el régimen iraní”, porque se rehúsan a aceptar que su “desinformación” es la causa que creó la pandemia.

Ayer Pompeo dijo que había advertido a sus homólogos del Grupo de los 7, en la reunión virtual que tuvieron, sobre “la campaña intencional de desinformación” que tiene China sobre la pandemia del coronavirus. Y protestó que nadie debe dejar que China utilice un “sombrero blanco” para ayudar a otros países a combatir el virus.

Pompeo anda particularmente desesperado por impedir que se levanten las sanciones de “máxima presión” contra la economía de Irán. El 23 de marzo, Pompeo en lo personal y el Departamento de Estado después oficialmente, sacaron sendas “Hoja informativa sobre la desinformación”, donde acusan a Irán, como a China, de propagar la epidemia por “ocultar” la información sobre lo que sucede en Irán. La “Hoja informativa” del Departamento de Estado empieza con la cita de Pompeo de que “el virus de Wuhan es un asesino y el régimen de Irán es un cómplice”.

Pompeo llama al gobierno iraní mentiroso por decir que las sanciones inutilizaron la capacidad para salvar vidas de los iraníes en esta pandemia. “Las sanciones de Estados Unidos no impiden que Irán consiga ayuda. Estados Unidos mantiene una amplia autorización [sic]” que permite a los estadounidenses vender a Irán alimentos y medicinas, sostiene la “Hoja informativa” del Departamento de Estado. Muy amable y muy hipócrita; las sanciones de Estados Unidos le cerraron a Irán todas sus exportaciones y le han despojado así de sus ingresos con los cuales pudiera comprar provisiones de Estados Unidos o de cualquier otro país.

“Los medios deberían de saber mejor para creer y difundir la propaganda china o rusa que desorienta al público para que crean que las sanciones de Estados Unidos tienen la culpa”, dice Pompeo a los periodistas.