La Reserva Federal se trajo a BlackRock

26 de marzo de 2020

26 de marzo de 2020 — La Junta de Gobernadores de la Reserva Federal nombró el 24 de marzo a la firma BlackRock para que dirija varios programas de la Reserva Federal para comprar papeles de deuda, informó el diario Wall Street Journal el martes 24 en un artículo titulado “La Reserva Federal designa a BlackRock para comprar bonos para el gobierno”. Según la nota del diario, “este martes la Reserva Federal le pidió a BlackRock que coordine las compras de decenas de miles de millones de dólares en bonos, cosa que refleja la influencia de la firma gestora de dinero más grande del mundo. BlackRock tiene $7 billones de dólares bajo su gestión, que empequeñece el tamaño de cualquier otra firma gestora de dinero en el mundo”.

Como informó EIR en su momento, el Instituto BlackRock publicó un documento en agosto de 2019, titulado “Enfrentar la próxima desaceleración”, en el cual proponen un “cambio de régimen” en la política fiscal monetaria de todas las naciones, mediante la cual se instituye el “dinero de helicóptero” por nombre. Esto se convirtió en el tema central de la reunión anual de los banqueros públicos y privados en Jackson Hole, Wyoming, en agosto del año pasado, en donde el gobernador del Banco de Inglaterra, Mark Carney, respaldó la propuesta.

El documento del Instituto BlackRock plantea que, en la medida que se profundiza la crisis financiera, y que las herramientas tradicionales, como la reducción en las tasas de interés, ya no funcionan, los gobiernos nacionales tendrán que utilizar la política fiscal, es decir, los presupuestos de los gobiernos, para poner dinero directamente en las manos de la población y para rescatar a los bancos. “El espacio programático actual para la banca central global es limitado y no será suficiente para responder a una desaceleración significativa, y mucho menos a una desaceleración dramática”.

En consecuencia, proponen un “cambio de régimen” en la política monetaria, que consiste en “ir directo… Una forma extrema de ir directo sería un financiamiento monetario explícito y permanente de la expansión fiscal, o sea, el llamado dinero de helicóptero”.