El Departamento de Justicia de EU acusa a Nicolás Maduro de narcoterrorismo; el Departamento de Estado ofrece una recompensa de $15 millones de dólares por su cabeza

28 de marzo de 2020

27 de marzo de 2020 —En medio de la epidemia global de la COVID-19, que está afectando con severidad a Venezuela, el Fiscal General de Estados Unidos, William Barr, anunció hoy varias imputaciones contra el Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, contra 14 de los funcionarios más cercanos a él y contra dos líderes del cartel de la cocaína, Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), por cargos de narcoterrosimo, corrupción y tráfico de drogas, entre otras cosas. Esos santurrones que vienen ahora a aparentar una preocupación moralista por la supuesta "corrupción de las instituciones venezolanas", son nada menos los elementos de la corrupta División Penal del Departamento de Justicia de Estados Unidos (DOJ en sus siglas en inglés) y el Fiscal del Distrito Sur de Nueva York. Los mismos que ayudaron a formular la acusación fraudulenta en contra del ex Presidente Lula da Silva de Brasil, y que intentaron hacer lo mismo con la ex Presidente de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner.

Por su parte, el El Departamento de Estado del desquiciado Mike Pompeo, ofrece por medio del programa “Narcotics Rewards Program”, una recompensa de $15 millones de dólares por información que lleve al arresto o a la condena de Maduro, y recompensas menores por otras de las personas que actualmente son o que fueron sus colaboradores. Todas las acusaciones llevan severas sentencias de cárcel.

Luego del fracaso que han tenido en su intento de derrocar a Maduro ya por más de una año, luego de haber respaldado al patético autoproclamado “presidente” Juan Guaidó, que Estados Unidos reconoce como presidente legítimo de Venezuela, la pandilla del Departamento de Estado y del DOJ que quieren un cambio de régimen, está claramente desesperada. Por décadas, el DOJ no ha enjuiciado ni a un solo banquero por lavado de dinero proveniente de las drogas por medio del sistema bancario estadounidense, y por contribuir así a la drogadicción d los jóvenes estadounidenses. ¿Y solo ahora, de repente, chillan que Maduro y otros acusados, "durante más de 20 años Maduro y un alto número de aliados conspiraron supuestamente con las FARC provocando que toneladas de cocaína entraran y devastaran comunidades estadounidenses"?

¿Qué sigue luego? ¿Invadir a Venezuela para capturar a Maduro? En este respecto es ilustrativo que el diario de las élites de Colombia, El Tiempo, en su reseña del asunto en cuestión, lo destaca con una fotografía del finado Presidente de Panamá, Manuel Noriega, que fue incriminado con cargos de narcotráfico, con cuyo pretexto Estados Unidos invadió Panamá en 1989, lo capturó y lo encarcelaron y paso el resto de su vida en prisión. Titulado, “Una acusación con pocos precedentes”, el artículo de El Tiempo señala que a pesar de que su legitimidad se pone en duda, sin embargo Maduro es el Presidente en funciones de Venezuela, y la imputación que se hace “remite directamente a 1989, cuando la administración de George Bush padre acusó al general Manuel Antonio Noriega, entonces presidente de Panamá, de ser socio del cartel de Medellín [de Colombia]”.

Air Max 270 Men