Iberoamericanos plantean ante la pandemia deshacerse del viejo orden neoliberal y construir un nuevo orden para proteger a los seres humanos

30 de marzo de 2020

30 de marzo de 2020 — La propagación de la pandemia COVID-19 por toda Iberoamérica está generando una discusión sobre la necesidad de un nuevo orden económico global, que valore la vida del ser humano.

“Tenemos que reflexionar si lo que estábamos haciendo en términos de economía, de sistema, de modelo económico es lo que tenemos que continuar. Creo yo que debemos repensar y a fondo qué tipo de modelo de desarrollo debe emerger de esta crisis", dijo Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en una entrevista que le dio a BBC News. Va a ser necesario, dijo Bárcena, "repensar la globalización", porque las economías de Iberoamérica durante estos tiempos de pandemia, "esto se va a parecer mucho a una economía de guerra", y nosotros "estamos viendo que va a ser muy importante que las economías de América Latina y el Caribe retomen la integración regional, es decir, que tratemos de volver a una especie de autosuficiencia regional".

Barcena hace hincapié en la enorme pobreza y desigualdad en la región, en la carencia de un sistema de salud, la incapacidad de hacer cosas simples como lavarse las manos debido a la falta de agua potable. Por lo tanto, señala Bárcena, "este llamado es fundamental y también un llamado al Fondo Monetario Internacional (FMI) y al Banco Mundial para que consideren sinceramente posponer el pago de las deudas externas e incluso, en los casos de los países con menores recursos, la condonación de las deudas bilaterales y multilaterales". El hecho de que el FMI le haya negado a Venezuela un préstamo de $5 mil millones de dólares para ayudarlos a pelear con la COVID-19, y con las sanciones contra el país que siguen imponiéndose, "pues estamos realmente sentenciando o condenando a un pueblo" a la muerte, denunció.

En un artículo que publicó Página 12, el historiador argentino, Mario Rapoport, compara la pandemia COVID-19 de hoy con la peste negra del siglo 14, de la cual sí emergió un nuevo orden mundial. Hoy, señala, por los estragos del neoliberalismo, el mundo está viviendo una nueva era de tinieblas, en la que el estado de bienestar del mundo después de la Segunda Guerra Mundial, fue sustituido por una economía de casino, las burbujas de deudas, guerras permanentes, y una especulación desenfrenada, todo en detrimento de la vida humana.

¿Cuál es la solución? “Se necesitan cambios drásticos en el orden económico y financiero mundial", escribe, y afirma que la "pseudo globalización basada en el neoliberalismo" que solo le trae beneficios a pocos, "no impidió las agresiones y las guerra y, contribuye a acentuar las desigualdades y ayuda a diseminar la nueva pandemia". Lo que se requiere es un "control de los capitales y una especie de ’vacuna universal’ contra los fondos buitre", para forzar la reestructuración de la deuda creada artificialmente, "y su no dependencia, como preconizaba [el ministro de Relaciones Exteriores de Argentina] José María Drago, de la jurisdicción de los acreedores".

Recordemos que en 1902, después de que Gran Bretaña, Alemania e Italia bloquearan los puertos de Venezuela [durante el régimen de Cipriano Castro], para cobrar la deuda por la fuerza, Drago codificó la ley internacional que prohíbe que una nación cobre por la fuerza una deuda, por lo cual se le conoce como "Doctrina Drago".