El Presidente de Argentina insiste: la reestructuración de la deuda no es una prioridad ¡la gente sí!

7 de abril de 2020

7 de abril de 2020 —En una entrevista extensa publicada el domingo 5 de abril en El Cohete a la Luna, el Presidente argentino, Alberto Fernández, afirmó que ante la pandemia del coronavirus, “las prioridades cambiaron en repensar la negociación de la deuda. Seguramente ahora tendremos una nueva realidad, eso pasó a otro plano. La cuestión fiscal, que a mí siempre me preocupó porque soy un discípulo de Néstor, también pasó a un segundo o tercer plano". No es que haya cambiado sus prioridades, dijo, sino que "el mundo cambió sus prioridades. La principal es la salud", así como cuidar de los segmentos más desprotegidos y pobres de la población.

A principios de esta semana, en una entrevista con Radio Mitre, Fernández recalcó: “No vamos a pagar la deuda a expensas de los argentinos”. Dijo que no querían caer en incumplimiento de pago, “pero si lo hacemos, que así sea. Los acreedores tienen que entender cuál es la realidad que estamos enfrentando”, recalcó.

Teniendo que enfrentar en cada esquina a chacales financieros, grandes corporaciones y bancos, agrupados en torno al ex presidente neoliberal Mauricio Macri, quienes sabotean las medidas de emergencia que el gobierno está tomando para controlar los precios y emitir crédito barato para la pequeña y mediana industria, Fernández indicó con contundencia que ahora más que nunca, el Estado tiene que jugar un papel central en la protección de la población y la economía, y sugirió más ampliamente que tal vez este es el momento para crear un sistema global completamente nuevo y "más justo" que considere la "solidaridad" como su principio fundamental. Ya Fernández había dicho, en estas circunstancias, que a nivel global “hay una serie de dogmas del neoliberalismo que se han ido al diablo”.

Y en cuanto a lo que el neoliberalismo ha causado en Argentina, Fernández informó que cuando asumió el cargo, se encontró con un sistema de salud arruinado. No solo habían degradado al Ministerio de la Salud al grado de una subsecretaría, sino que "se habían roto los planes de vacunación, había millones de vacunas abandonadas en la aduana, hospitales que no se inauguraron porque se pensó que no hacía falta" y a los ya existentes se les negó el financiamiento y el personal, dijo Fernández. Ahora, la cuestión es cómo vamos a construir rápidamente un sistema de salud nacional que funcione, y señaló que en los países en los que se ha privatizado la salud, el coronavirus se está propagando a una tasa escalofriante.

adidas Yeezy 350