Crisis en la producción agropecuaria en EU, cierran las procesadoras de alimentos

9 de abril de 2020

8 de abril de 2020 – Lo que queda del sistema de granjas familiares en Estados Unidos se encuentra actualmente en una crisis muy severa, y muchas granjas, en especial las más antiguas, están cerrando: Lo que está en juego es la capacidad de producción agrícola en Estados Unidos, que es una parte importante de la capacidad mundial de producción de alimentos.

La Ley CARES del 27 de marzo, con el paquete para paliar el efecto de la crisis sanitaria, incluye unos $40 mil millones de dólares en ayuda a los productores agrícolas a través de la Corporación de Crédito a los Bienes Básicos (CCC en sus siglas en inglés, fundada en la década de 1930) del Departamento de Agricultura. Aunque esos recursos temporales van a caer muy bien, pero no será suficiente para salvar a los productores agrícolas que han sido saqueados con la estructura de mercado amañada por Wall Street por décadas. Cuando se le preguntó al Presidente Trump el lunes 6 que tiene contemplado hacer, respondió que la expansión del comercio con China será la salida. Esto tiene que cambiar rápido.

Los dirigentes agropecuarios se vienen reuniendo de urgencia. El lunes 6 tuvieron una teleconferencia por la página de Facebook de R-CALF una organización ganadera con sede en varios estados y con sede en Montana, en la que participaron 700 productores por primera vez en la vida. El presidente de R-CALF, Bill Bullard, envió una carta a Trump el 18 de marzo donde le plantea que se adopten medidas de emergencia, tales como conceder extensiones de emergencia al pago de deudas, y proporcionar fondos operativos esenciales de emergencia. Si no llega esta ayuda, dejarán de operar simplemente.

DESPLOME DE LOS PRECIOS. Los productores agrícolas han estado sometidos por años al vaivén de los precios que fijan los mercados bursátiles. Los precios se fijan en las bolsas de futuros, como la lonja de Chicago y otras, sin que tengan nada que ver con los costos de producción. Pero los últimos meses en que los mercados se desplomaron, ha creado una situación imposible para los agricultores. Desde enero, los precios que reciben los productores de maíz en Estados Unidos, que ya estaban bajos, cayeron en un 12%; la soya cayó 7%. El precio de la ley cayó en un 30%. El ganado en pie bajo en un 28% desde enero. Las familias agrícolas que dependen de encontrar empleo fuera de la granja, ahora se han encontrado que se cerró esa posibilidad. En el estado de Virginia solamente, por ejemplo, 40 granjas lecheras están en el proceso de cierre ahora mismo. A nivel nacional, miles de agricultores en edad avanzada están abandonando las granjas.

CASO EN LAS PROCESADORAS. Algunas matanzas y plantas procesadoras de carne están cerrando debido a la falta de trabajadores, ya sea porque están infectados de COVID-19, o no van a trabajar para evitar el contagio. Esto sucede en una situación en donde las empacadoras de carne se han convertido en un proceso sumamente concentrado debido a la monopolización de la industria. Tan solo cuatro empacadoras controlan el 85% del procesamiento de carne (Cargill, Tysons, National Beef/Marfrig, JPS). JBS cerró un matadero grande en Souderton, Pa.;en Columbus Junction, Iowa, Tysons cerró una planta de procesamiento de cerdo; y así por el estilo hay unas seis otras instalaciones que se han cerrado ya. Esto está llevando al punto en que los productores temen que de repente no tengan “mercado” para su ganado. Por ejemplo, un productor de Iowa puso un anuncio: “Llévense mis cerdos gratis”, porque se tiene que deshacer de 1,200 cerdos de 50 libras que tiene que alimentar. Entre los planes de contingencia que contemplan está la reducción de la ración de alimento para los cerdos a fin de retardar su crecimiento, o hacer que las cedas aborten para reducir la producción de cerdos en la cadena de producción.

LECHE TIRADA. A menudo los productores de leche tiran alguna producción cuando se eleva en primavera, pero ahora en varios lugares de Estados Unidos los productores están tirando la leche porque pierden dinero cuando entregan la leche al mercado.

Otros sectores de la agricultura están también tirando su producción. Por ejemplo, miles de productores de frutas y vegetales que han visto de la noche a la mañana que desaparecen sus mercados naturales, cuando la orden de quedarse en casa provoca el cierre de restaurantes, hoteles, colegios, etc. Algunas granjas están tratando de reacondicionarse para vender a los supermercados.

Por otra parte, hay granjas agropecuarias que no funcionan sin los trabajadores estacionales, la mayoría de ellos trabajadores migrantes, que han desaparecido, directa o indirectamente debido al COVID-19.

Para conseguir crédito y planificar la logística de la producción y entrega, se requiere certidumbre, pero eso no existe ahora en ningún ámbito. Aquí se hace urgentemente necesario la intervención directa del Estado para dar dirección al proceso productivo, y ahora es cuestión de vida o muerte. Se hace necesario, existencialmente, liberar a la producción agropecuaria de los caprichos del mercado.

Nike Air Max 270