Las agencias calificadoras degradaron a Ford Motor Corp. a la categoría de “chatarra”

11 de abril de 2020

11 de abril de 2020 – La agencia calificadora Moody’s Investors Service, redujo la calificación crediticia de Ford Motor Company a la categoría de chatarra, supuestamente porque se duda que pueda funcionar el plan de Ford para reactivar su producción. De inmediato, la otra agencia calificadora, S&P, hizo lo mismo y degrado el crédito de la Ford a la categoría de chatarra.

La deuda de Ford que resulta afectada son bonos y papeles de deuda por $36 mil millones de dólares, pero la deuda total de Ford, ascendía en 2019 a un total de $155 mil millones de dólares.

El motivo que dan para justificar la medida, es que las plantas de producción de la Ford están cerradas en Estados Unidos y en el mundo, y aunque tiene todavía ingresos por ventas de vehículos producidos anteriormente, no tendrá ingresos en un futuro próximo, en cuanto se agote la producción en inventario. S%P alega en su declaración que “El estrés de tener cerradas todas las plantas de una compañía es diferente al estrés que genera un cierre ocasionado por una recesión convencional”, lo cual quiere decir que Ford no genera el ingreso que necesita para cubrir sus costos. “El ritmo de la quema de efectivo, incluso en pocos meses, podría ser más rápido del que sucede durante una recesión típica”. Quemar el efectivo se refiere a que la compañía utiliza la liquidez de sus reservas para pagar los costos corrientes y el servicio de la deuda, sin generar más liquidez.

Todo parece ser que este es un chantaje por parte de la City de Londres y de Wall Street para forzar a la Ford que cierre más su producción y que se ajuste a los “estándares verdes”.

En junio de 2019, ante las presiones de Londres, el presiente ejecutivo de Ford, Jim Hckett, anunció un plan de reestructuración que se proponía que la Ford cerraría seis de sus 24 plantas manufactureras en Europa, y despediría a un 20% de su fuerza laboral europea para fines de 2020, a fin de pagar sus deudas. Además de recortar la producción, Ford anunció que produciría más camionetas SUV y vans que generan más flujo de efectivo.

Por encima de esto, la política de la Unión Europea de que todos los vehículos nuevos deben ajustarse a la norma de emitir solo 95 gramos de CO? por kilómetro. Esto es parte de la política fascista verde para reducir el transporte, la generación eléctrica, etc., que tenga como combustible a hidrocarburos o carbón. La firma Jato Dynamics informó que la Ford podría enfrentar una multa de hasta 2.56 mil millones de euros por no cumplir con la norma, o sea unos $2.91 mil millones de dólares.

Las presiones de la City de Londrs y Wall Street para que la Ford pague sus deudas recortando la producción, y la embestida de la Unión Europea para imponer su plan fascista verde con multas enormes, han acorralado a la empresa que ahora recibe el golpe de las calificadoras que la reducen a chatarra.

Con esta medida, Ford se convierte en la compañía más grande del mundo con el estatus de bonos chatarra, lo cual puso en agitación a todo el sector de la deuda chatarra con los que ahora compite Ford en el mercado financiero. Probablemente este es el motivo que llevó a la Reserva Federal a anunciar el 9 de abril que ahora también va a comprar bonos chatarra.

Pero por el lado de la economía física, Ford representa un enorme potencial de capacidad de máquinas herramienta que pueden hacer cualquier cosa, que en este momento se puede reconvertir para producir, por ejemplo, los respiradores que se necesitan con urgencia tanto en Estados Unidos, como en África, Iberoamérica y Asia, cosa que está haciendo ya en menor medida. Pero puede producir muchas otras cosas para los hospitales, hasta partes para plantes de energía nuclear. Si avanza el proceso de cierre forzoso, se puede perder esa capacidad valiosa para todo el mundo.

NIKE AIR HUARACHE