El Grupo Puebla insta a la condonación de las deudas de Iberoamérica, plantea la necesidad de un modelo alternativo de desarrollo

13 de abril de 2020

13 de abril de 2020 — En una videoconferencia de casi tres horas que se llevó a cabo el viernes 10 de abril, 40 miembros del Grupo de Puebla (fundado en el 2019 por ex Presidentes, ex legisladores y legisladores en funciones, ex funcionarios y funcionarios gubernamentales actuales, y líderes de partidos políticos), hicieron un llamado a las agencias multilaterales de crédito para que condonen las deudas a las naciones de Iberoamérica, a fin de liberar los recursos que tanto se necesitan para combatir la pandemias del coronavirus novel.

Todos los países de la región se encuentran en apuros debido a los trastornos ocasionados por el impacto económico de la epidemia y por atender a las necesidades sociales de emergencia de sus poblaciones. Bajo estas circunstancias, pagar la deuda no es una opción.

La cuestión implícita, de la necesidad de un modelo de desarrollo completamente nuevo, sustentado en la solidaridad y en un Estado fuerte dedicado a la protección de la vida humana, fue también uno de los temas que se discutió. La declaración final del grupo "lamenta que las prioridades del modelo basado en la agenda neoliberal y financiación de la economía global hayan conducido al abandono de políticas sociales, especialmente de los sistemas de salud". Señalan que la crisis actual muestra que la "salud, la investigación, las políticas públicas, no pueden estar sujetas a los intereses de los mercados".

Entre los miembros fundadores del Grupo de Puebla se cuentan, el Presidente de Argentina, Alberto Fernández, el único Presidente en funciones que forma parte del grupo, quien coordinó su fundación y la orientación política de relaciones exteriores del grupo con el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y con varios ex Presidentes iberoamericanos como Lula da Silva y Dilma Rousseff, de Brasil, Rafael Correa de Ecuador, y Fernando Lugo de Paraguay. El actual subsecretario de Relaciones Exteriores de México para Asuntos de Latinoamérica, Maximiliano Reyes, también es miembro fundador del grupo.

E sus palabras de apertura a la reunión virtual, el Presidente Alberto Fernández denunció la “falta de solidaridad” que es inherente al sistema global actual, y dijo que “si algo bueno podemos sacar de aquí en adelante es la necesidad de entender que nadie se salva solo”. Explicó que en lo personal, “entre la economía y la salud de la gente, yo elegí la salud. Una economía que se cae el 11 por ciento se puede volver a levantar. Un hombre o una mujer que muere, no”. Insistió en que es necesario “impedir que la tragedia se profundice”.

El ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Jorge Taiana, secundó a Fernández, quien indicó que “no fue la emergencia sanitaria la que provocó la debacle económica sino que ésta es producto de la mala resolución de la crisis de 2008 y del agotamiento del modelo de financierización, que no ha hecho más que aumentar la desigualdad, precarizar el trabajo, destruir importantes sectores productivos y los sistemas de bienestar social”. Subrayó que a pesar de las advertencias de los investigadores en el sentido de que era posible que sucediera una pandemia bacteriológica, "se desinvirtió en los sistemas públicos de salud, dejándolos sin recursos y abandonando a la población vulnerable". Tanto Taiana como el ex Presidente de Bolivia, Evo Morales, reiteraron la necesidad de la condonación de la deuda externa de los países de América Latina, y Morales hizo hincapié en que "la vida no puede ser una mercancía, la salud no puede ser un negocio"

Por otra parte, el grupo también planteó que se levanten urgentemente "los bloqueos impuestos unilateralmente por Estados Unidos, e intensificados durante los últimos meses, a países como Cuba y Venezuela", y llamó a fortalecer a la Organización Mundial de la Salud (OMS), que se encuentra bajo ataque de los trogloditas de occidente que odian a China, por supuestamente secundar a China en la “desinformación” sobre el coronavirus.

NIKE AIR MAX