El doctor Anthony Fauci, y un estudio médico publicado en Nature Medicine refuta la mentira de que el SARS-CoV-2 fue desarrollado en el Laboratorio de Virología de Wuhan

20 de abril de 2020

20 de abril de 2020 – En el informe diario a la prensa del 17 de abril en la Casa Blanca, el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, presentó la prueba de que el virus SARS-CoV-2 no fue creado por el hombre y no se originó en un laboratorio, ni de China ni de ninguna otra parte.

En la rueda de prensa, un periodista le preguntó a Fauci: ¿Podría usted abordar estas insinuaciones o inquietudes de que el virus de algún modo fue hecho por el hombre, posiblemente salió de un laboratorio de China?”. Fauci explicó que “hay un estudio reciente, que podemos poner a su disposición, en donde un grupo de virólogos evolucionistas sumamente calificados, analizaron las secuencias del virus en el hombre y la secuencia en los murciélagos en su evolución. Y las mutaciones que tuvo para llegar al punto en que está ahora, que son totalmente congruentes con un salto de una especie de un animal a un humano”.

“Nosotros no creemos que sea posible ningún tipo de escenario en base a un laboratorio”, es la conclusión del estudio publicado en la revista Nature Medicine el 17 de marzo. “Nuestro análisis muestra claramente que el virus SARS-CoV-2 no es un producto de un laboratorio ni un virus manipulado a propósito”, dicen los autores del estudio de entrada, en su mensaje al director de la revista. El estudio, que dirigió la bióloga de computación Kristian Andersen, del Departamento de Inmunología y Microbiología del Instituto de Investigación Scripps de California, comparó el virus de la COVID-19 con los otros seis coronavirus conocidos que infectan a los humanos.

El estudio, titulado “The Proximal Origin of SARS-CoV-2” (El origen aproximado del SARS-CoV-2) analiza los escenarios en los que pudo o no pudo haber surgido el coronavirus SARS-CoV-2.

Bajo el subtítulo de “Teorías del origen del SARS-CoV-2”, el estudio establece que “más aún, si se hubiese ejecutado una manipulación genética, se hubiera utilizado probablemente uno de los varios sistemas disponibles de genética inversa para los betacoronavirus. Sin embargo, la información genética muestra de manera irrefutable que el SARS-CoV-2 no se deriva de ningún segmento principal de virus utilizado previamente”. Los autores agregan que: “Mas bien, nosotros proponemos dos escenarios que pueden explicar de manera plausible el origen del SARS-CoV-2: (i) selección natural en un animal huésped antes de la transferencia de la zoonosis; y (ii) selección natural en humanos después de la transferencia de la zoonosis. También analizamos si la selección durante el paso podría haber dado lugar al SARS-CoV-2”.

(El estudio, en inglés, se puede conseguir en ese enlace: https://www.nature.com/articles/s41591-020-0820-9#Ack1).

Air Jordan 1 Retro High OG “Obsidian” Sail/Obsidian-University Blue For Sale