Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

La colapsada economía no va a regresar; la Conferencia del Instituto Schiller traza un Nuevo Paradigma

21 de abril de 2020
Drilling_Roughnecks-july15-2008-NIOSH.jpg
Obreros en una plataforma de perforación en Greely, Colorado, utilizan pinzas metálicas que pesan cientos de libras para hacer conexiones entre las secciones de 30 pies de tubería de perforación. 15 de julio de 2008 (Foto: National Institute for Occupational Safety and Health).

21 de abril de 2020 — Olvídense de la jerga técnica sobre lo que significa un precio negativo del petróleo, primera vez en la historia que ocurre esto. Es solo un indicio de que la economía globalizada, bursatilizada de la City de Londres y de Wall Street, en la que la mayoría ha vivido sus vidas adultas, y que se ha colapsado en todas las naciones transatlánticas ante la imposición de las medidas de cuarentena y salud pública, no va a regresar. Se acabó la ronda de 50 años de austeridad en aras del beneficio del libre mercado.

Quienes insisten ahora que quieren “reiniciar esta economía” no podrán revivir al sector del petróleo de esquisto, por ejemplo. El sector de las aerolíneas no va a revivir pronto. El sector de la construcción residencial y comercial no se va a poder revivir pronto, y el sector automotriz solo podrá reiniciar en parte. La lista puede seguir: Los $5 billones de dólares que ha impreso la Reserva Federal y que les ha prometido a los bancos de Wall Street, de la City de Londres, de Frankfurt y Tokio, esos $5 billones que les presta a los bancos de inversión, a los fondos especulativos y las fondos de activos privados para rescatar sus activos que no tienen ningún valor, como los derivados del precio del petróleo, todas esas operaciones hiperinflacionarias hacen imposible que se pueda revivir a la economía real; ya no puede coexistir esa burbuja hiperinflacionaria con la economía real.

¿Cómo es que alguien puede hablar de “reabrir la economía” y no decir nada del estupendo salvataje de $5 billones para Wall Street? ¿Cómo se puede quejar esa persona de que el Congreso aprueba $2 billones de dólares como ayuda a las empresas y a los asalariados, sin mencionar que gran parte de ese paquete es para respaldar el salvataje de Wall Street y los fondos especuladores? De una u otra manera, todo va para Wall Street.

Para reconstruir la economía es necesario un nuevo paradigma, no de la especulación y del sistema globalizado de la última mitad de siglo. Es necesario aprender de los planes del gran economista Lyndon LaRouche. LaRouche rechazó ese sistema de globalización y austeridad desde que la City de Londres lo creó al obligar al dólar a dejar el patrón de reservas de oro desde agoto de 1971. LaRouche pronosticó que esa política de más y más austeridad, década tras década, desataría las pandemias.

La causa de esta crisis de pandemia no es un país, ni un dirigente, y ningún virus; es la falta de preparación de los últimos 50 años del sistema de especulación de la economía de casino, falta de preparación para salvar vidasy para enfrentar grandes amenazas a la vida humana.

LaRouche conocía la causa económica del progreso en la era de Franklin Roosevelt y de John F. Kennedy, antes de que apareciera este casino de tipos de cambio flotante.

Para salir de este derrumbe, la economía se tiene que “reiniciar” como lo hizo Franklin Roosevelt, con toda la capacidad para progresar, para que se conduzca de acuerdo a las Cuatro Leyes de LaRouche. La primera de estas, la restauración de la Ley Glass-Steagall para separar a los bancos de Wall Street y de la City de Londres, pararía en seco de inmediato el salvataje de $5 billones que pretende la Reserva Federal. La segunda, la institución de una banca nacional hamiltoniana en todos los países, proporcionaría el crédito necesario para iniciar la reconstrucción. La reconstrucción puede empezar con un acto de ágape: la construcción de un nuevo sistema de hospitales y de salud pública en todas las naciones subdesarrolladas del mundo. Esto salvaría quizás millones de vidas ahora amenazadas por la COVID-19 que se extiende por ahí; pero con un sistema de salud y hospitalario universal, estaríamos preparados para cualquier otra cosa que se venga.

La conferencia del Instituto Schiller este próximo fin de semana, 25 y 26 de abril, por internet, planteará ese nuevo paradigma, con destacados ponentes de los principales países que tienen que cooperar para iniciarlo. Se transmitirá por los portales del Instituto Schiller y de LaRouchePAC, a partir de las 10:00 am (hora del Este de Estados Unidos) del sábado 25. Las preguntas a los panelistas se recibirán en [email protected] y en [email protected].

Nike Air Force 1 07 LV8 Utility White AJ7747-100 Shoes for Sale – Buy Best Price Adidas&Nike Sport Sneakers