Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

¿Se alista el partido belicista angloamericano para una guerra con China?

22 de abril de 2020
henry-jackson-society-april-22-2020.jpg
Una vista del portal de la Sociedad Henry Jackson el 22 de abril de 2020.

22 de abril de 2020 — La Sociedad Henry Jackson de Londres—que junto con el Consejo Atlántico de Washington, representa el eje del esfuerzo desesperado del imperio británico para romper el propósito del Presidente Donald Trump de tender relaciones amistosas con Rusia y con China—realizó un foro virtual el lunes 20 con el título de “La alianza atlántica durante una nueva era de competencia de las grandes potencias”. Los ponentes de Estados Unidos, Gran Bretaña y la República Checa no fueron nada sutiles en cuanto al propósito: Europa y Estados Unidos tienen que crear una “diplomacia colectiva” y un “consorcio transatlántico” para ganar una guerra, en sus palabras, entre “el mundo libre y China”. En un coro de aullidos histéricos, chillaron porque China va ganando, porque utiliza su Iniciativa de la Franja y la Ruta para construir infraestructura, su Ruta de la Seda de la Salud para ayudar a combatir la pandemia, y su tecnología superior con Huawei, para infiltrar a las naciones occidentales, espiar a todo mundo, imponer su forma autoritaria de gobierno y destruir el sistema liberal occidental. Serbia, Hungría e Italia ya se han convertido prácticamente en títeres chinos—refunfuñaron todos ellos—y más naciones serán atraídas a su lado si no se le detiene.

En Estados Unidos, el Presidente Trump se ha sometido parcialmente a la locura de quienes en su entorno alegan que China creó intencionalmente el virus, que infectó a su propio pueblo y envió a los infectados alrededor del mundo para destruir las economías occidentales con la pandemia. Durante su rueda de prensa del sábado 18, los promotores de la “prensa falsa” le preguntaron sobre este cuento, y Trump respondió: “Si fue un error, un error es un error. Pero si fueron responsables a propósito, sí, entonces debe de haber consecuencias”. Con esta declaración, la prensa falsa salió con grandes titulares, como “Trump promueve la narrativa de que China fue responsable del coronavirus a propósito”, como lo destacó la revista Rolling Stone; o el ex asesor de campaña de Trump, Steve Bannon, quien le dijo a la cadena de televisión Fox News que Trump lo había afirmado realmente: “Esto es cosa del Partido Comunista Chino, y ellos son ‘a propósito responsables’ de lo que sucedió. Es un acto de comisión”, dijo Bannon. Otros blogs con nexos a las fuerzas armadas ya afirman simplemente que Estados Unidos se halla en guerra no declarada con China.

El ex inspector de la ONU sobre Armas de Destrucción Masiva en Iraq, Scott Ritter —quien se ha caracterizado por denunciar las mentiras de los neoconservadores que han arrastrado a Estados Unidos a las guerras de “cambio de régimen”— advirtió que las imputaciones contra el Laboratorio de Virología de Wuhan, para lo cual nadie, absolutamente nadie ha ofrecido ni siguiera una pista de evidencia, es lo mismo que el infame discurso de Colin Powell ante la ONU en febrero de 2003, donde enseñó un tubo con ántrax y mostró fotos de un camión para justificar la guerra genocida contra Iraq, una guerra que el propio Trump ha declarado correctamente que ha sido el peor error en la historia de Estados Unidos.

China se muestra cada vez más furiosa por estas mentiras y por las amenazas de guerra, como se podrá comprender. Pero siempre que responden a estas amenazas y calumnias, aunque de manera tajante también reiteran sus ofrecimientos de cooperación, en un momento en que el mundo necesita desesperadamente la cooperación entre las grandes potencias, en especial Estados Unidos, China y Rusia, para ayudar a detener la pandemia de COVID-19. El Programa Mundial de Alimentos (PMA) de la ONU, advirtió que se espera que se duplique la cantidad de personas que padecen de una “inseguridad alimentaria aguda”, a 265 millones de personas en 2020; el economista jefe del PMA, Arif Husain, declaró el lunes 20 que “la COVID-19 es en potencia catastrófica para millones de personas que ya están colgando de un hilo. Es un golpazo tremendo para millones más que solo pueden alimentarse si tienen un ingreso”.

¿Va a tolerar la humanidad un desastre humanitario como ese, una Peste Negra en pleno siglo 21? O peor, ¿aceptará la raza humana esto mientras que se le conduce a una guerra global entre las naciones cuya cooperación es más esencial para impedir ese holocausto?

Estas interrogantes van a recibir respuesta en las próximas semanas y meses. Por lo pronto, asegúrese de que todo mundo a su alrededor tenga la información pertinente para asistir a la Conferencia del Instituto Schiller, por internet, este próximo 25 y 26 de abril, a partir de las 10 de la mañana, hora del Este de Estados Unidos (con interpretación simultánea al español, alemán, francés y chino).

/Nike_7_1