Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Un enfoque económico mundial para la crisis actual: Crear 1,500 millones de nuevos empleos productivos

13 de may de 2020

13 de mayo de 2020 – Para combatir con éxito la pandemia del coronavirus y reactivar la economía exitosamente, no hay ningún enfoque parcial que sirva, ni geográfico ni sectorial –agricultura, manufacturas, salubridad, etc.—ni tampoco de nación por nación, ni siquiera Estados Unidos o China. Tiene que ser un enfoque que contemple al mundo entero y lo tienen que emprender las naciones soberanas en cooperación. Solo un enfoque que contemple al mundo entero. Helga Zepp-LaRouche discutió esto con asociados luego de una reunión con el equipo que trabaja en la actualización del programa económico en la brevedad posible, con el tema central de “El mundo necesita 1,500 millones de nuevos empleos productivos”.

Este nuevo programa va a presentar toda la esfera de la actividad agroindustrial necesaria en el marco de una plataforma productiva de energía, recursos hidráulicos, transporte, ciencia y educación. Es el programa sobre el cual tienen que conferir las Cuatro Potencias de mayor peso en el mundo e iniciar las acciones de colaboración pertinentes. Estas cuatro potencias representan las mayores economías del mundo y la mayor concentración de recursos humanos. También se necesita la cooperación de economías prominentes de Japón, Alemania, Francia, Italia y otras. La prioridad de esta actividad económica global es el combate a la pandemia y desarrollar África.

El programa será la respuesta para enfocar la discusión actual sobre la “reapertura” de la economía, las pruebas de despistaje y otros aspectos de la planificación posterior a la pandemia, incluso cuando el hemisferio sur comienza a experimentar la primera ola de la pandemia. Sin perder de vista el potencial de que haya un resurgimiento del coronavirus novel durante los próximos dos años. Asimismo, con la perspectiva de que tenemos enfrente una “pandemia de hambruna” que se avizora.

Este enfoque contrasta obviamente con la impresionante operación de distracción para desviar la atención del público lejos de las cuestiones urgentes de las medidas económicas de contingencia necesarias, con la búsqueda de “culpables” con todo tipo de teorías conspirativas, sobre todo buscando peligrosamente culpar a China por todo, hasta el punto de arriesgar una guerra mundial y nuclear.

“Estamos en guerra ahora mismo” con China, dijo el asesor del Presidente Trump, Peter Navarro, director de política comercial y manufacturera y coordinador de la ejecución de la Ley de Producción de Defensa Nacional (que básicamente coordina las medidas económicas en la emergencia nacional por la pandemia). El lunes se fue a las redes de TV para alegar con estridencia: “Estamos en guerra, no se equivoquen. Los chinos desataron un virus en el mundo”, y “no es cuestión de castigarlos, es cuestión de hacer responsable a China, hacer responsable al Partido Comunista Chino”.

Esta escalada contra China tiene un objetivo central: llevar al Presidente Trump a enfrentar a China en todas y cada una de las cuestiones que tengan que ver desde el combate al virus y las relaciones comerciales. Convertir una situación de crisis existencial de la raza humana en todo el mundo, que para cualquier persona de buena fe exige la colaboración para resolverla con la perspectiva de compartir un futuro común, convertirla en la típica confrontación geopolítica de “nosotros contra ellos”; y todas las redes que tienen que ver con las agencias de inteligencia angloamericanas están metidas en esto.

Zepp-LaRouche centro la discusión ayer: “Es hora de concentrarse en las soluciones”. Durante las últimas semanas, el Instituto Schiller ha realizado una serie de actividades para dar seguimiento al diálogo que iniciaron las conferencias del Instituto Schiller con miles de personas de todo el mundo, en torno a las iniciativas programáticas de LaRouche. Vamos a intensificar esta movilización ahora con la actualización del programa necesario. Como lo dijo el propio LaRouche en 1997: “No hay ninguna necesidad en este planeta de que quien sea capaz de trabajar, no tenga un trabajo”. Y el medio para ello es el Puente Terrestre Mundial.

Air Jordan 1