Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

El Macartismo contra China alcanza niveles de preguerra

21 de may de 2020
trump-un-sept5-2018.jpg
El Presidente Donald J. Trump durante su discurso ante la 73ava sesión de la Asamblea General de la ONU, el martes 25 de septiembre de 2018, en el edificio de las Naciones Unidas en Nueva York. (Foto oficial de la Casa Blanca por Joyce N. Boghosian).

20 de mayo de 2020 — La Organización Mundial de la Salud (OMS) culminó el martes 19 su Asamblea Mundial de la Salud (AMS) que duró dos días, con la participación de muchos de los dirigentes políticos y médicos más prominentes del mundo, en un esfuerzo para abordar la mayor crisis que ha enfrentado la humanidad en los tiempos modernos; el acto estuvo a punto de ser saboteado por la intervención de los británicos y sus aliados estadounidenses con su posición de preguerra contra China. El Presidente Trump permitió que su nombre apareciera al calce de una diatriba de cuatro páginas llena de mentiras y verdades a medias sobre la respuesta de China y de la OMS ante el coronavirus, y el supuesto encubrimiento de la OMS a las supuestas fechorías de China. La carta con la firma de Trump instruye a la OMS a seguir las “reformas” dictadas por Estados Unidos (que no se especifican) y de “demostrar realmente su independencia de China”, o si no, Estados Unidos retirará de manera permanente su apoyo financiero a la OMS y “reconsiderará su membresía”.

Los “cinco ojos” del imperio británico (la asociación de las agencias de espionaje de Australia, Canadá, Estados Unidos, Reino Unido y Nueva Zelandia) también contribuyeron en el intento de hacer pasar una resolución en la AMS para llevar a cabo una “investigación independiente” sobre las supuestas mentiras y retrasos de China así como sobre el origen del virus; pero la mayoría de los Estados miembros en el evento rechazaron eso, y en su lugar aprobaron una investigación de las “lecciones aprendidas” en la respuesta global, lo cual se llevará a cabo luego de que la pandemia esté bajo control.

La primera de las 14 imputaciones contra China y la OMS que supuestamente documenta la carta, la refutó de inmediato la revista The Lancet. Según la carta de Trump, “la OMS ignoró de manera consistente los informes creíbles sobre la propagación del virus en Wuhan a principios de diciembre de 2019 o incluso antes, como los informes de la revista médica The Lancet”. El director de The Lancet, Richard Horton, le envió de inmediato una carta a Trump: “Usted cita a The Lancet en su ataque a la OMS. Permítame corregirle por favor. The Lancet no publicó ningún informe a principios de diciembre de 2019 sobre la propagación del virus en Wuhan. Los primeros informes que publicamos fueron los de los científicos chinos el 24 de enero de 2020".

La “carta de Trump” no la escribió el Presidente, pero el hecho de que lleva su firma le imprime un impacto potencial mortal; el vil carácter de su contenido es congruente con toda la campaña macarthista contra China proveniente de elementos como Mike Pompeo, el director del FBI, Christopher Wray, el secretario de la Defensa Mark Esper y otros de esa calaña. Su propósito es el mismo que ha tenido la hasta ahora más desacreditada histeria contra Rusia, que se ha mostrado que es toda una conspiración criminal de la inteligencia británica y la comunidad de inteligencia corrupta de Obama para tumbar al Presidente, con todo el respaldo de los medios informativos corporativos y un Congreso igualmente corrupto: se trata de meter una cuña entre Trump y Rusia, para que se retracte de su propósito declarado de establecer relaciones de amistad con Rusia y con China.

Desde la perspectiva de la City de Londres y de Wall Street, eso es necesario para preservar la “relación especial” angloamericana para continuar afirmando la autoridad británica unipolar sobre el mundo. En este momento en particular, es de urgencia existencial para el imperio, el sistema financiero bancario transatlántico, al que LaRouche se refería como el Casino Mundial, se está desmoronando y se sostiene solo con los billones que viene imprimiendo la Reserva Federal, sacados de la nada, lo cual ya los gurús de la prensa financiera empiezan a advertir de la amenaza de una hiperinflación como la de Alemania en 1923.

Uno de los voceros más encarnizados de la moderna cacería de brujas macarthista es el senador de Florida Marco Rubio, quien acaba de asumir como presidente en funciones de la Comisión de Inteligencia del Senado. Para mostrar en donde están sus lealtades realmente, Rubio se puso a recitar el contenido de un informe recién publicado por la organización fanática con sede en Londres, Sociedad Henry Jackson, titulado “A romper la cadena de suministro china. Cómo pueden los ‘cinco ojos’ desacoplarse de la dependencia estratégica".

Rubio se puso a recitar de memoria la gran mentira goebeliana: "El Partido Comunista Chino… trabaja agresivamente para suplantar el orden y la gobernanza democrática, así como las alianzas y sistemas que la sostienen, como nuestra asociación de los Cinco Ojos. La competencia estratégica con China se trata de la lucha de la democracia contra el autoritarismo. La meta del PCC no es solo la de enriquecer materialmente a su país, sino la de cambiar el centro del orden global en torno a Pekín haciendo que todos los países dependan de China para toda una gama de bienes estratégicos, desde materias primas hasta equipo de telecomunicaciones, a suministros médicos, y adelantando su modelo autoritario de gobierno en el exterior”. Es irónico que esa caracterización describe a la perfección el modelo imperial británico impuesto por las potencias europeas primero a las otrora colonias directamente, y luego a través de la dictadura financiera del Fondo Monetario Internacional después de la descolonización formal. Pero a diferencia de esa forma de control imperial, China está construyendo realmente infraestructura a gran escala en esos países, a los que el modelo colonial se lo prohibió siempre a sangre y fuego.

No hay solución a la crisis de desintegración global económica y financiera que está en marcha, que no pase por una reunión cumbre de las cuatro potencias (Rusia, China, India y Estados Unidos) para acordar la necesidad urgente de la cooperación mundial para la producción en masa de las capacidades para la salud de lar aza humana, indispensables de inmediato para evitar un holocausto en África y en Sudamérica, (ver "Llamado del Instituto Schiller por un sistema global de salud pública" https://larouchepub.com/spanish/boletines/2020/0509-world-health-system-petition.html) y para someter al sistema financiero mundial a una reorganización de bancarrota mediante un Nuevo Bretton Woods, como el que propuso Lyndon LaRouche.

Air Jordan 1 Retro High OG "Board of Governors" White/Black-Royal Blue