La Asamblea Mundial de la Salud vence las operaciones macarthistas

21 de may de 2020

20 de mayo de 2020 — La 73ava cumbre de la Asamblea Mundial de la Salud (AMS) se llevó a cabo vía internet el lunes y martes de esta semana. A pesar de la diatriba impertinente en contra de China y en contra de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de la “carta de Trump”, en el foro participó la mayoría de los expertos de salud y líderes políticos, que se reunieron para hacer frente a la crisis de la pandemia COVID-19 y contrarrestar la “politización” de la crisis. A pesar de los esfuerzos de los “cinco ojos” del imperio británico (la asociación de las agencias de espionaje de Australia, Canadá, Nueva Zelanda, Reino Unido y Estados Unidos) dirigidos a que se aprobase una resolución para iniciar de inmediato una “investigación independiente” en torno a la respuesta de China y de la OMS al coronavirus, en vez de esto el foro aprobó una resolución que pide que haya una investigación encabezada por la OMS, luego de que la pandemia esté bajo control, con el propósito de “aprender las lecciones” y no para satanizar a China y a la OMS. Asimismo, declaró la resolución que “un entendimiento imperfecto y en evolución” sobre el virus no es poco común cuando surge una nueva enfermedad, y rechazó la “la politización en aumento de la respuesta a la pandemia”, lo cual también obstaculiza la respuesta.

En su discurso, el director general de la OMS, Dr. Tedros Adhanom Ghebreyesus, exhortó a que todas las naciones a “hacer todo lo que sea necesario para garantizar que no se repita nunca la pandemia de coronavirus del 2020. Al mundo no le faltan las herramientas, la ciencia, o los recursos para hacerlo más seguro frente a las pandemias. Lo que ha faltado es el compromiso sostenido para utilizar esas herramientas, la ciencia y los recursos que tiene. Eso tiene que cambiar, y debe cambiar hoy”. Añadió que el mundo ya no puede permitirse la “amnesia de corto plazo” que ha caracterizado la respuesta global a las crisis de salud pasadas, he hizo un llamado a establecer un marco integral para facilitar que todo el mundo esté preparado para las pandemias.

El periódico chino en idioma inglés, Global Times, señala el martes 19 que la persistencia del gobierno de Estados Unidos de mantener una agenda política, como pretender incorporar a Taiwán a la AMS como observador, “arrojó una sombra sobre la cumbre anual de la Organización Mundial de la Salud (OMS)”. La AMS decidió aplazar hasta más adelante este año, la votación respecto a si se le da Taiwán estatus de observador.

Varios jefes de Estado de las 194 naciones que forman parte de la OMS dieron discursos en la AMS. El Secretario de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, Alex Azar (Trump decidió no participar en la cumbre) no mencionó a China por nombre, pero advirtió que “debemos ser francos acerca de una de las principales razones por las cuales este brote se salió de control. Esta organización no pudo obtener la información que el mundo necesitaba y esa falla costo muchas vidas”.

El Global Times reiteró que los ataques de Estados Unidos contra China tienen la finalidad de esconder “la ineficiencia del gobierno de Trump a para responder a la pandemia COVID-19 en su país”, con lo cual se pierde de vista la realidad mucho más peligrosa, de que el imperio británico está haciendo todo los posible para provocar una confrontación o incluso un guerra entre Estados Unidos y China.