El presidente de la Unión Africana exhortó a la Asamblea Mundial de la Salud que el alivio de la deuda debe formar parte de cualquier recuperación

21 de may de 2020

21 de mayo de 2020 — En su discurso ante la Asamblea Mundial de la Salud (AMS) el 18 de mayo, Cyril Ramaphosa, Presidente de Sudáfrica y presidente de la Unión Africana, llamó la atención sobre el nexo entre la economía y el cuidado de la salud, y señaló que en última instancia cualquier recuperación tiene que abordar ambos aspectos del problema. Durante la sesión de apertura de la Asamblea, el Presidente de este país que forma parte de BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), destacó los "profundos implicaciones sociales, políticas, económicas y de seguridad" que ha tenido el coronavirus; que no solo está afectando la salud sino el nivel de vida de millones de personas en todo el mundo, pero en particular en África.

“Aún cuando el virus ha tenido una gran impacto tanto en los países desarrollados con en los países en desarrollo”, dijo Ramaphosa, “son los pobres los que sufren más. La pandemia a destacado las peligrosas y cada vez mayores diferencias que existen entre los países y dentro de ellos”. Los sistemas de salud de muchos países están luchan para poder sostenerse, señaló, unos porque les falta financiamiento, otros porque “fueron diseñados para servir a unos cuantos elegidos”.

Ramaphosa reconoce que la crisis acompañará al mundo por algún tiempo, por lo cual es imperioso plantear la cuestión de el alivio a la deuda. “Tenemos que prepararnos para adaptarnos de manera consecuente…. La Unión Africana hizo un llamado para que los países en desarrollo reciban una ayuda en los esfuerzos que hacen para combatir a la pandemia y para reconstruir sus economías. Es necesario que esta ayuda incluya un alivio de la deuda”.

Mirando hacia el futuro, Ramaphosa propuso la visión de un sistema global de salubridad similar al propuesto por Helga Zepp-LaRouche, presidente del Instituto Schiller: "Para hacer retroceder las fronteras de la pandemia, también tenemos que profundizar la colaboración internacional en torno a la investigación y desarrollo y la inversión en las tecnologías médicas esenciales, en el diagnóstico de la COVID-19 y en la terapéutica y las vacunas…

“En esta década final hacia la consecución de las Metas del Desarrollo Sustentable, tenemos que perseverar en nuestra meta de hacer realidad un sistema de salubridad universal para todas las personas del mundo. La pandemia del coronavirus ha demostrado el valor esencial de la atención médica universal y debe impulsar a los países a actuar con gran urgencia para hacerlo realidad…

“Sigamos siendo atrevidos y valientes al confrontar esta pandemia.

“Sigamos colaborando y sigamos actuando en las mejores tradiciones de la solidaridad social”.