Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

La “Gran mentira” puede causar una guerra nuclear

28 de may de 2020
blair-bush-may26-2006_0.jpg
El Presidente Bush y el primer ministro de Gran Bretaña, Tony Blair, el 25 de mayo de 2006, en una conferencia de prensa en la cual Bush dijo sobre el Nuevo gobierno de Iraq: “Estados Unidos y Gran Bretaña van a trabajar juntos para ayudar a que tenga éxito esta nueva democracia”.

27 de mayo de 2020 – Todo estadounidense, y el mundo entero, recuerda muy bien la “Gran mentira” del gobierno de G. W. Bush, cuando él y su controlador Tony Blair inventaron la grande sobre las “Armas de Destrucción Masiva” en Iraq, como excusa para desatar un serie de guerras genocidas para imponer un cambio de régimen que devastó al Medio Oriente, y ocasionó la huida de millones de refugiados hacia Europa y otras partes del mundo. El Presidente Donald Trump identificó una vez, muy apropiadamente, que esa mentira fue la causa del peor error de Estados Unidos en la historia moderna, y quizás en toda su historia. EIR sacó a la luz esa mentira particular en el momento en que sucedía, sin necesidad de la evidencia empírica que salió después de la invasión. [Ver “The ‘Ignoble Liars’ Behind Bush’s Deadly Iraq War” (Los ‘mentirosos infames’ detrás de la guerra fatal de Bush en Iraq), 18 de abril de 2003, https://larouchepub.com/pr/site_packages/2003/leo_strauss/3015ignoble_liars_js_.html].

La siguiente “Gran mentira”, también emanada de las agencias de inteligencia británica, ha salido ya también a la luz pública, el cuento de la “Colusión de Trump con Rusia” y del “hackeo ruso de las computadoras demócratas”. La publicación de las audiencias del Congreso sobre el “Rusiagate” han comprobado lo que EIR había demostrado desde el principio: nunca hubo colusión ni tampoco ningún hackeo, ni ruso ni de nadie. Muchos de los responsables por estas mentiras muy probablemente van a terminar en el banquillo con acusaciones penales por su colaboración traidora con las agencias británicas, el MI6 y el GCHQ, en el intento de golpe en contra de Estados Unidos. De nuevo, los lectores de EIR sabían esto, gracias al análisis de inteligencia competente, mucho antes de que aparecieran las pruebas empíricas. [Ver “Robert Mueller Is an Amoral Legal Assassin: He Will Do His Job If You Let Him” (Robert Mueller es un asesino judicial amoral; va a hacer su trabajo si lo dejas). 27 de septiembre de 2017 https://larouchepac.com/20170927/robert-mueller-amoral-legal-assassin-he-will-do-his-job-if-you-let-him].

Ahora tenemos la “Gran mentira” número tres, proveniente de la misma manada de mentirosos y traidores, con alguna variante mínima: “China causó la epidemia; China envió gente infectada por todo el mundo para destruir las economías y matar gente; ¡China nos quiere quitar el mundo!”. Las mismas fuentes británicas, recogidas muy diligentemente por la prensa estadounidense, el Congreso de EU, y por los halcones belicistas dentro del gobierno de Trump, exigen que el Presidente siga esa línea o si no, va a “enfrentar a una población furiosa” que lo va a sacar del cargo; lo cual es en sí mismo otra mentira más. También en esta ocasión, EIR advirtió al mundo. [Ver: “Detengamos ya la caza macartista contra China y Trump”, noviembre de 2019, https://larouchepub.com/spanish/boletines/2019/1122-end_china_witchhunt_pamplet_pr.html/ ].

La intensidad de la guerra mediática en el “Chinagate” alcanza niveles frenéticos. La población solo necesita entender el hecho de que una guerra con China, o simplemente el “desacoplamiento” con China, no solo no resolverá nada, sino que va a hundir al mundo entero en una crisis mayor y posiblemente en una guerra nuclear.

El Comité de Acción Política LaRouche (LaRouche PAC) acaba de publicar un informe programático, “El Plan LaRouche para reabrir la economía de Estados Unidos: el mundo necesita 1,500 millones de nuevos empleos productivos” (https://www.larouchepac.com/20200523/new-report-world-needs-15-billion-new-productive-jobs) el cual aporta una solución real, una solución que Lyndon LaRouche presentó muchas veces en forma conceptual durante los últimos 50 años, y que ya no se puede seguir postergando. Las condiciones de una era de tinieblas barren al mundo no solo por Suramérica, África, sino también en partes de Estados Unidos y de Europa. La batalla contra el virus invisible y el virus igualmente de mortal que es el monetarismo financiero que está haciendo más daño a la economía real que el coronavirus, se propaga gracias a la necedad de tratar de rescatar de la bancarrota al sistema financiero transatlántico, que es la causa de esta crisis en última instancia; para empezar, la solución está en someter a ese sistema especulativo a una organización de bancarrota, mediante la cooperación internacional, como lo hizo Franklin Roosevelt hace 80 años para derrotar al fascismo. La cooperación entre Rusia, China y Estados Unidos fue fundamental para ganar esa guerra, y lo es ahora para ganar la guerra contra el COVID-19 así como la desintegración económica global.

Lo que deja muy claro el informe programático de LaRouche PAC es que no habrá ninguna recuperación en Estados Unidos, si no es mediante el proceso de sacar al mundo entero del dominio imperial británico, es decir, reconociendo la quiebra de los centros financieros que dominan al mundo con sede en Wall Street y la City de Londres, para unir fuerzas y crear un Nuevo Bretton Woods, e iniciar un proceso de reconstrucción de posguerra para crear 1,500 millones de empleos en todo el mundo para industrializar finalmente al mundo en desarrollo y unir al mundo con el tipo de infraestructura que ha hecho fama con la Nueva Ruta de la Seda.

Nada de mentiras. A circular el informe programático de LaRouche PAC por todos lados y a derrotar al partido de la guerra, para que Trump cumpla con su propósito original de establecer relaciones amistosas con Rusia y con China, y lograr un nuevo paradigma para la humanidad.