Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

El discurso de Trump sobre China: un verdadero desastre

30 de may de 2020
trump-may29-2020_0.jpg
El Presidente Trump en su conferencia de prensa en el Jardín Rosado de la Casa Blanca, donde habló sobre el tema del gobierno chino, el viernes 29 de mayo de 2020.

30 de mayo de 2020 – La escalada contra China que hemos enfrentado durante las últimas semanas ha llegado a un punto crítico con el destructivo discurso que dio el Presidente Donald Trump el viernes 29 en el Jardín Rosado de la Casa Blanca, en donde repitió todas las imputaciones falsas contra China que se puedan imaginar y propuso adoptar las medidas que le han venido pidiendo los personajes más despreciables de su gobierno. Trump acusó a China de destruir los empleos estadounidenses, un alegato que LaRouchePAC ya refutó en su video “No, China no se robó tus sueños”. (https://spanish.larouchepac.com/es/20200302).

Trump dijo que China “rompió su palabra al mundo de garantizar la autonomía de Hong Kong” y que ahora se anularía el estatus especial de Hong Kong con Estados Unidos.

Insistió en que la propagación del “virus de Wuhan” es culpa de China, y repitió la falsedad de que China había pasado por alto sus obligaciones de informar a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y que presionó a la OMS para “desorientar al mundo” y que China tiene un “control total” sobre la OMS. Por ende, Estados Unidos termina su relación con la OMS de una vez por todas.

Repitió la mentira de que china cerró los vuelos internos desde Wuhan pero dejó que viajaran chinos enfermos por todo el mundo, falsedad que también ha refutado el Instituto Schiller en su video “La economía para derrotar al coronavirus” (https://youtu.be/cswfw2l8Nvs).

“China ha reemplazado su fórmula prometida de ‘Un país, dos sistemas0 con ‘Un país, un sistema’ ”, declaró Trump.

La fundadora y presidente del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, comentó lo siguiente al respecto: “Este discurso en un verdadero desastre”. Si esta es la actitud de Estados Unidos hacia china, el mundo enfrenta una turbulencia enorme. Esto se tiene que dar marcha atrás. Cualquier persona pensante puede ver que en el conjunto de problemas existenciales que enfrentamos, como la pandemia, la depresión económica galopante, la hambruna inminente y la crisis financiera que viene, sigue siendo absolutamente cierto lo que decía Lyndon LaRouche en muchas ocasiones, en muchos discurso y artículos, que solo la combinación de Estados Unidos, Rusia, China e India puede resolver estos problemas. Y este sigue siendo nuestro programa”.

En su videoconferencia semanal del Instituto Schiller, que se difundió horas antes de la presentación de Trump, Helga Zepp-LaRouche explicó el contexto en que se promulgó la nueva ley de seguridad para Hong Kong, y advirtió de los riesgos existentes en que haya una escalada en el conflicto. Las pandillas de manifestantes violentos, con apoyo, entrenamiento y financiamiento desde el exterior, han causado tremendos problemas en Hong Kong, y han puesto en riesgo la paz y seguridad. Es completamente legítimo que China busque poner bajo control esa interferencia extranjera. “Este conflicto entre Estados Unidos y China es probablemente el conflicto estratégico más peligroso. No se puede contener [como pretenden los británicos y sus adláteres en EU] a un país de 1,400 millones de personas, cuyo gobierno ha iniciado una política económica correcta al poner el acento en el progreso científico y tecnológico”. Ella advierte que la única manera en que se pude detener el ascenso de China, es con una Tercera Guerra Mundial, la cual no ganaría nadie, lo cual deja la estrategia de “desacoplar” las economías y forzar al resto del mundo a que tome bando en una nueva Guerra Fría. Eso llevaría al derrumbe total de la economía real en el mundo entero.

Se deben identificar los obstáculos a la cooperación entre Estados Unidos, Rusia, China e India, para superarlos y abrirle paso al mundo a la esperanza de hacer realidad finalmente el nuevo paradigma económico y político que libere las tremendas capacidades potenciales para el desarrollo humano, acabar con la pobreza en el mundo, realizar descubrimientos y alcanzar las estrellas, a cuyo fin dedico su vida Lyndon LaRouche.