El Presidente de México promueve el desarrollo energético y ferroviario

12 de junio de 2020

12 de junio de 2020 — El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) realizó una gira de ocho días por el sureste del país a principios de junio, para inaugurar el inicio de obras del ferrocarril que atraviesa el Istmo de Tehuantepec; siguiendo con las obras del Tren Maya para la zona turística de la península de Yucatán; y la repotenciación y reapertura de seis refinerías y complejos petroquímicos así como la construcción de dos nuevas refinerías.

El proyecto del ferrocarril transístmico data desde el siglo 19, y el finado Presidente José López Portillo promovió el proyecto durante su gestión a principios de la década de 1980. El movimiento de LaRouche ha promovido este proyecto como parte de su programa de infraestructura global y de industrialización.

El 7 de junio AMLO declaró: “Ahora China es, a pesar de la pandemia, de la crisis económica mundial, sigue siendo la fábrica del mundo, y lo mismo los países asiáticos, y ya ahora hay más, mucho más transporte de mercancías por el Pacífico. Por eso pensamos que este proyecto va a tener éxito. El mejorar los dos puertos, el Puerto de Salina Cruz, el Puerto de Coatzacoalcos, modernizar esta vía, el establecer centros para el desarrollo industrial, parques industriales en los 300 kilómetros… dar facilidades para que se establezcan empresas y se generen empleos, porque lo que estamos concibiendo es poner aquí, en el istmo y en el sureste, cortinas para detener a la gente, que no se vea en la necesidad de abandonar sus comunidades… que haya empleo en el istmo, que el que quiera irse a buscar trabajo a otras partes lo haga por gusto, no por necesidad”.

Tres grupos de construcción (dos de México y un consorcio sino-portugués) ganaron los contratos para trabajar diferentes tramos del proyecto del istmo. López Obrador dijo que el proyecto total costaría cerca de mil millones de dólares, aunque esto sigue siendo el Talón de Aquiles de la política económica de AMLO en general. Londres y Washington le tienen prohibido a México que trabaje con la Iniciativa de la Franja y la Ruta de China; AMLO se ha rehusado categóricamente a tocar la “autonomía” del Banco de México y utilizar sus reservas para proyectos de desarrollo; y por ende cede terreno a la idea incompetente de financiar el desarrollo de México con los recursos resultantes de combatir la corrupción y con la “redistribución” de la riqueza.

Como parte de su gira, AMLO habló también frente a las puertas cerradas del famoso Complejo Petroquímico La Cangrejera, en el estado de Veracruz, que se construyó durante el gobierno de López Portillo, y posteriores gobiernos lo abandonaron junto con otras seis plantas petroquímicas, durante los años de la dictadura neoliberal impuesta por los banqueros, cuando se privatizó parte de la industria. “Estamos comprando un poco más del 70 por ciento de las gasolinas que consumimos en el país. Vendemos petróleo crudo y compramos gasolinas, y ni hablar de la dependencia que tenemos en cuanto productos petroquímicos… Vamos a iniciar el restablecimiento de una política petroquímica nacional”, dijo AMLO.

Ahí anunció la repotenciación de las 6 refinerías y la construcción de dos más para retomar la independencia energética. Subrayó que todo eso se podrá hacer, porque el país cuenta con trabajadores y técnicos petroleros capaces, que constituyen el principal activo del país.

Nike Air Zoom Pegasus