Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

Se descorrió el velo

12 de junio de 2020
covid19-johnshopkins-june12-2020.jpg
Tablero de control del COVID-19 en el Centro de Ciencia de Sistemas e Ingeniería de la Universidad Johns Hopkins, del 12 de junio de 2020. https://coronavirus.jhu.edu/map.html.

12 de junio de 2020 — Muchos se han conmocionado por la extensión y la rapidez inaudita con que la pandemia de la COVID-19 se ha propagado por el mundo, con un total de más de 7 millones de infectados a la fecha y más de 400,000 muertos según las estadísticas oficiales, aunque la realidad muy bien podría ser el doble en ambos aspectos.

Del mismo modo, muchos se encuentran aturdidos ante la explosión de desempleo en Estados Unidos y en el mundo, lo cual ha exacerbado la pobreza agobiante, desnutrición y la hambruna absoluta de una gran parte de la población humana y que va en aumento.

En cosa de semanas:

La prometedora relación de Estados Unidos con China se ha desplomado al punto de que se habla abiertamente de un desacoplamiento, guerra económica e incluso la amenaza de una nueva Guerra Fría;

Una ola de protestas masivas barre a Estados Unidos y al mundo, las cuales han utilizado provocadores para tratar de canalizarlas en contra de las policías y otras instituciones; y

Ahora hay un descarado intento británico de polarizar radicalmente a Estados Unidos para crear condiciones de una guerra civil, y provocar una crisis constitucional entre las fuerzas armadas estadounidenses y el Presidente electo, a fin de sacar al Presidente Donald Trump del cargo y asegurar que no sea reelecto en noviembre.

Y todo mundo se pregunta, justamente, ¿qué pasa aquí?

“Tenemos una desintegración total, ahora mismo, del viejo paradigma”, señaló Helga Zepp-LaRouche en su videoconferencia semanal del 10 de junio. “Esta desintegración tiene muchos aspectos. Obviamente, la pandemia del coronavirus descorrió el velo de muchas cosas que ya estaban ahí antes, pero que ahora están a la vista de todos, y, en gran parte, nos miran fijamente con toda su fealdad. Una de esas fealdades fue obviamente lo que se vio en el bárbaro asesinato de George Floyd”.

El movimiento internacional de jóvenes que está organizando el Instituto Schiller y su fundadora, Helga Zepp-LaRouche, destacó esta misma cuestión estratégica en un llamado que emitieron ayer para convocar a un Día de Acción internacional para el miércoles 17 de junio, con el objetivo de exigir que se adopten medidas ya para sustituir al viejo paradigma en bancarrota. El llamado señala:

“Las grandes manifestaciones en todo el mundo a raíz del asesinato de George Floyd, se desataron por el brutal asesinato, pero eso no fue la causa de ellas. La causa subyacente es la enorme injusticia de larga data en las condiciones sociales y económicas en todo el mundo. Si no remediamos esa injusticia ahora, el mundo se puede hundir en una nueva era de tinieblas.

“Nosotros tenemos el programa para abordar esta crisis, ‘El plan LaRouche para reabrir la economía’, y se tiene que llevar a cabo ya. Si no avanzamos con ese programa para crear 1.500 millones de nuevos empleos productivos a nivel mundial, entre otros, empleos para construir modernos sistemas de salubridad y la infraestructura necesaria en todas las naciones, vamos a enfrentar un desastre total de la civilización. Aunque pueda parecer una tarea insalvable, nos encontramos en un momento singular de la historia, en que se puede reemplazar el actual sistema económico en bancarrota, por un nuevo sistema económico mundial justo, que se iniciaría con una cumbre de las “Cuatro Potencias”, Estados Unidos, Rusia, China e India, y la exoneración de Lyndon LaRouche y de sus ideas.

“Contamos contigo para asumir esta misión histórica y ser parte de la solución. Estudia y circula el Plan LaRouche y firma el llamado por una infraestructura de salubridad global. ¡A crear un coro de voces que exija a nuestros gobiernos que lo implementen ya!”.