Presidente Trump conmutó la sentencia de Roger Stone

11 de julio de 2020

11 de julio de 2020 – La siguiente es la declaración textual de la Casa Blanca:

Declaración de la Secretaría de Prensa sobre la Concesión Ejecutiva de Clemencia para Roger Stone, Jr.

Hoy el Presidente Donald J. Trump firmó una Concesión Ejecutiva de Clemencia para conmutar la sentencia injusta de Roger Stone, Jr.

Roger Stone es una víctima de la Farsa sobre Rusia que la izquierda y sus aliados en los medios han perpetuado por años en un intento de socavar la Presidencia de Trump. Nunca hubo ninguna colusión entre la campaña de Trump, o el gobierno de Trump, con Rusia. Esa colusión no fue nunca otra cosa más que la fantasía de partidistas incapaces de aceptar el resultado de la elección de 2016. El delirio de la colusión engendró investigaciones absurdas interminables, que se llevaron a cabo a costa de los contribuyentes, en busca de evidencia inexistente. En cuanto se hizo patente que estas cacerías de brujas nunca darían fruto, el despacho del Fiscal Especial recurrió a la imputación de cargos a personas de muy alto perfil en base al proceso indagatorio, en un intento de crear la falsa impresión de que había algún delito en acecho bajo la superficie. Esas acusaciones fueron producto de la insensatez nacida de la frustración y la malicia.

Esta es la razón de que los fiscales de Mueller, fuera de control, desesperados por conseguir titulares llamativos para compensar el fracaso de la investigación, fijaron su mirada en el señor Stone. Roger Stone es bien conocido por sus casi 50 años de trabajo como consultor de políticos republicanos de alto perfil, como el Presidente Ronald Reagan, el senador Bob Dole y muchos otros. También es muy conocido por su respaldo franco al Presidente Donald J. Trump y su oposición a Hillary Clinton.

El señor Stone fue imputado por los mismos fiscales de la Indagatoria Mueller que tenían la tarea de encontrar evidencia de colusión con Rusia. Como no existe esa evidencia, sin embargo, no lo podían acusar de ningún delito relacionado con la colusión. En su lugar, lo acusaron por su conducta durante la investigación que le hacían. El hecho simple es que si el Fiscal Especial no hubiese seguido una investigación completamente sin base alguna, el señor Stone no enfrentaría ninguna pena de cárcel.

Además de imputar al señor Stone de supuestos delitos resultantes únicamente de su investigación inapropiada, el equipo de fiscales de Mueller también se ocupó de dar un espectáculo público y vergonzoso de su arresto. El señor Stone es un hombre de 67 años, con varias afecciones médicas, que nunca ha sido acusado de ningún otro delito. Pero en vez de dejar que se entregara por su voluntad, utilizaron a docenas de agentes del FBI con armas automáticas y equipo táctico, vehículos blindados y una unidad anfibia para ejecutar el allanamiento a su hogar antes del amanecer, donde se encontraba con su esposa de muchos años. Notablemente, las cámaras de CNN estaban presentes para difundir este acontecimiento en vivo al mundo entero, aunque juran que no fueron notificados de antemano, y que fue una mera coincidencia que estuvieran juntos con el FBI esa madrugada.

El señor Stone no solo fue acusado por fiscales demasiado celosos de sus obligaciones en busca de un caso que nunca debió haber existido, y lo arrestaron en una operación que nunca debió haber sido aprobada, y en un caso en el que hubo también serias interrogantes sobre el jurado. La encargada de este jurado, por ejemplo, ocultó el hecho de que ella es miembro de la mentada “resistencia” liberal a la Presidencia de Trump. En tuits que ahora se han borrado, esta activista miembro del jurado atacaba abierta y vívidamente al Presidente Trump y a sus partidarios.

El señor Stone hubiera sido orillado a sufrir riesgos médicos graves en la cárcel. Él ha apelado a su condena y busca un nuevo juicio. Él sostiene su inocencia y ha declarado que espera ser exonerado plenamente por el sistema judicial. El señor Stone, como cualquier ciudadano estadounidense, merece un juicio justo y toda oportunidad para reivindicarse ante los tribunales. El Presidente no desea interferir en sus esfuerzos para hacer eso. En este momento, sin embargo, y en particular a la luz de los hechos y circunstancias atroces que rodean esta persecución injusta, arresto y juicio, el Presidente ha determinado conmutar su sentencia. Roger Stone ya ha sufrido enormemente. Fue tratado de manera injusta, como muchos otros en este caso. Roger Stone es ahora un hombre libre.