La producción de respiradores para la COVID-19 en Sudáfrica la dirigen científicos del espacio

16 de julio de 2020

15 de julio de 2020 — Es como si Donald Trump hubiese puesta a la NASA a cargo de la respuesta tecnológica de Estados Unidos al coronavirus.

A comienzos de abril, cuando los casos de infectados por el coronavirus en Sudáfrica sobrepasaba las 1,000 personas, y había una cuarentena total, el gobierno del país nombró al Observatorio de Radio Astronomía de Sudáfrica (SARAO en sus siglas en inglés) —la gente que construyó el MeerKAT, el primer radiotelescopio de la nación— como encargadas de organizar “el esfuerzo nacional que se necesita para el diseño, el desarrollo, la producción, y la adquisición de equipos respiratorios a nivel local” para responder a la pandemia de la COVID-19. Ese esfuerzo ya ha comenzado a mostrar sus frutos.

“El próximo mes vamos a ver la llegada a nuestras hospitales del primer lote de respiradores no invasivos”, informó el 26 de junio el periódico de Johannesburgo Mail & Guardian, “con una producción de 20,000 en la línea de producción”. El diseño que es particularmente no invasivo, en el cual se administra el oxígeno al paciente por medio de una cánula nasal tradicional, más parecido a una máquina de Presión Positiva Continua en la Vía Respiratoria (que millones de personas utilizan para contrarrestar la apnea al dormir), y que no requiere de hacer una “intubación traqueal” invasiva.

El procedimiento especializado de “intubación” como respuesta al virus, se ha puesto en duda desde el punto de vista médico recientemente, pero además el mecanismo del SARAO no necesita de un especialista para utilizarlo y colocarlo a los pacientes, siendo así utilizable en una variedad mucho más amplia de condiciones. Además, el diseño es mucho más exitoso.

“Estos [respiradores diseñados por el SARAO] ya están en uso en algunos hospitales y, según el Premier de Cabo Occidental, Alan Winde, los médicos del Hospital de Tygerberg han conseguido algunos resultados prometedores. Los seis pacientes de COVID-19 que habían recibido al comienzo tratamiento de intubación con respiradores en este hospital, fallecieron. A otros siete pacientes se les administró oxígeno de alto flujo por la nariz a otros 7 pacientes, en vez de colocarlos en respiradores; 6 de ello sobrevivieron al coronavirus. Desde entonces…un 70% de los pacientes se han recuperado”.

“‘Esta terapia se va a convertir en una parte crucial de la respuesta de salubridad que daremos, al crear una alternativa para la ventilación. Consideramos que bajo la supervisión correcta, también puede administrarse en las salas generales, lo cual reduciría la necesidad de mayor número de camas de cuidado crítico’, dijo Winde”. En todo el continente, hay una cantidad limitada de camas en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Air Force 1