El Departamento de Estado ordenó a China cerrar su consulado en Houston, Texas

24 de julio de 2020

24 de julio de 2020 – El Departamento de Estado de Mike Pompeo ordenó el martes 22 al gobierno de China que cerrara su consulado en Houston, Texas, y le dio un plazo de 72 horas para hacerlo. Según la vocera del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, la medida se tomó para “proteger la propiedad intelectual estadounidense y la propiedad privada de los estadounidenses”. Dijo que Estados Unidos “no va a tolerar ls violaciones de la República Popular de China a nuestra soberanía ni la intimidación de nuestra gente, así como no toleramos las prácticas comerciales injustas de la RPC, el robo de los empleos estadounidenses, y demás comportamiento ofensivo. El Presidente Trump insiste en la imparcialidad y reciprocidad en las relaciones chino-estadounidenses”. No se dio mayor explicación pública de tan drástica escalada en la confrontación de Estados Unidos contra China.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China respondió con asombro y enojo frente al gobierno de Estados Unidos, por lo que calificó de “una escalada sin precedentes de sus acciones recientes en contra de China”. En su rueda de prensa diaria, el vocero del Ministerio, Wang Wenbin, declaró secamente: “Es una provocación política, lanzada de manera unilateral por Estados Unidos, que viola gravemente el derecho internacional, las normas básicas que gobiernan las relaciones internacionales y los acuerdos consulares bilaterales entre China y Estados Unidos. China condena de la manera más firme esta medida abusiva e injustificada que va a sabotear las relaciones chino-estadounidenses. Exhortamos a Estados Unidos a que retire de inmediato su decisión errónea; de otra manera, China tomará las medidas legítimas que sean necesarias”, agregó.

Por otra parte, Wang denunció la “estigmatización y los ataques injustificados contra el sistema social de China”, e informó que el ambiente se ha vuelto tan caldeado que “nuestra embajada en Estados Unidos ha recibido recientemente amenazas de bombas y amenazas de muerte contra la misión diplomática China y su personal en Estados Unidos”.