Pompeo se rige por la idea de que antes del Armagedón, los creyentes serán “arrebatados” a los cielos

31 de julio de 2020

30 de julio de 2020 — El discurso mesiánico del secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, del pasado 23 de julio, en donde hizo un llamado a terminar la relación de cooperación con China y propuso una movilización de fuerzas para aplastar el ascenso de China en el mundo, en palabras que dejaron en claro que se incluye a la guerra de ser necesario, trajo a la mente de muchas personas el hecho de que Pompeo acepta la creencia lunática de que antes del Armagedón, se llevará a cabo el “arrebato” de los creyentes por parte de su Dios.

La idea del “Arrebato”, es la creencia de que al “final de los tiempos”, al llegar el fin del mundo, todos los verdaderos creyentes serán arrebatados al Cielo en el momento en que se destruye el mundo entero. Los mentados “cristianos sionistas” asocian esta creencia a la defensa de Israel en contra de los infieles, lo cual lleva de alguna manera al Armagedón, o la destrucción final del mundo, según la narrativa del Apocalipsis adoptada por estas sectas.

El 28 de julio de 2015, cuando era congresista de Kansas, Pompeo habló en un “Mitin de Dios y País”, en la iglesia Summit Church de Wichita, Kansas. Un tal pastor Fox había hablado antes que él sobre el “Rapto”. Así que, al final de su discurso, Pompeo dijo: “Vamos a seguir luchando estas batallas. Es una lucha que nunca termina. Hasta que llegue ese momento del que habló el pastor Fox, hasta que llegue el Rapto, sean parte de ella, estén en la lucha. Pidan perdón, busquen Su sabiduría y obedezcan a los llamados de su pastor a la acción, y grandes cosas se concederán a nuestra nación y a nuestro mundo”.

No es de extrañar entonces que Pompeo, en “su lucha”, haga todo lo que está a su alcance para desatar ese Armagedón.