Argentina llegó a un acuerdo con los tenedores de bonos para reestructurar $66 mil millones en deuda; siguen negociaciones con el FMI

6 de agosto de 2020

5 de agosto de 2020 — El martes 4 temprano, el ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán, dio a conocer una declaración en donde anunció que el gobierno argentino había llegado a un acuerdo con los tres grupos más grandes de tenedores de bonos de la deuda argentina, con quienes estuvo negociando durante los últimos seis meses, para reestructurar $66 mil millones de dólares en deuda morosa. Las negociaciones han sido sumamente tensas durante todos estos meses, en los que el depredador en jefe de BlackRock adoptó la línea más dura, para tratar de descalificar a Guzmán como interlocutor y para exigir cambios en la oferta final del gobierno.

Tanto Guzmán como el Presidente Alberto Fernández insistieron siempre en que su oferta final era “el esfuerzo máximo” que podía hacer el gobierno y que no habrían cambios. Sin embargo, según la agencia Bloomberg, el arregló surgió a partir de la conversación telefónica el 2 de agoto entre Guzmán y la directora gerente de BlackRock, Jennifer O’Neill, en la cual acordaron la cifra de $0.547, lo cual sería un punto medio entre la oferta argentina de pagar 53 centavos por dólar en los bonos morosos, y la exigencia de BlackRock de pagar 56 centavos por dólar. Los plazos para el pago de intereses y de capital se retrasaron unos cuantos meses, y se fijó como fecha final el 24 de agosto para que los demás tenedores de bonos acepten participar en la reestructuración.

Aun no se han hecho públicos todos los detalles de la negociación, pero el Presidente Fernández expresó su satisfacción de que “resolvimos una deuda imposible en medio de la peor crisis económica en la memoria y en medio de una pandemia”.

El siguiente paso será iniciar las negociaciones para un nuevo acuerdo de contingencia standby con el FMI para sustituir al monstruoso acuerdo de $44 mil millones de dólares que firmó el ex Presidente neoliberal Mauricio Macri en 2018. El FMI respaldó la oferta de reestructuración de Argentina con los bonistas privados, pero la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, le había dicho a los bonistas privados que tendrían que aceptar pérdidas “importantes” porque el FMI no lo haría; así que no hay ningún motivo para creer que ella no va a exigir que Argentina acepte algunas reformas “estructurales” (o sea, austeridad) como condición para llegar a un nuevo acuerdo de contingencia (standby). El gobierno de Argentina ha dejado en claro que no puede empezar a pagar nada al FMI sino hasta el 2024, cuando menos.

Air Jordan 1