El vicepresidente de Brasil insta a la cooperación de China y Estados Unidos y a cerrar filas económicamente con Argentina

6 de agosto de 2020

6 de agosto de 2020 — El vicepresidente de Brasil, Hamilton Mourão, dijo el 3 de agosto en una conferencia de prensa con corresponsales extranjeros, que Brasil “va a cerrar filas con el gobierno de Argentina, en su búsqueda de la mejor solución [en el dominio de lo económico], porque eso será incuestionablemente mejor para todos, brasileños y argentinos”. Dijo que de acuerdo a la larga amistad como vecinos, debe haber “un apoyo mutuo” entre ambos países, “independientemente de los gobiernos del momento. Los gobiernos van y vienen, pero el pueblo permanece”, subrayó.

La restauración de la cooperación entre las dos economías más potentes de Sudamérica, Brasil y Argentina, es fundamental para toda la región a fin de superar la crisis de desintegración global en marcha. Las relaciones entre los dos países han estado en el congelador, luego de que el Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, hiciera una campaña estridente en contra de la elección del actual Presidente de Argentina, Alberto Fernández. Pero el vicepresidente Mourão tiene mayor peso en el gobierno de Bolsonaro que la mayoría de los vicepresidentes.

En la misma rueda de prensa, Mourão dejó en claro que Brasil sigue resistiendo a las salvajes presiones contra China, luego de los chantajes que ha lanzado a todas las Américas el secretario de Estado de EU, Mike Pompeo, quien cuenta con el apoyo de Bolsonaro y de su Ministro de Relaciones Exteriores, Ernesto Araujo, quienes son seguidores del fanático ultraderechista Steve Bannon y del compinche brasileño de Bannon, Olavo de Carvalho

“Vivimos en tiempos de dilemas geopolíticos”, le dijo Mourão a los corresponsales extranjeros, ante quienes expresó una gran inquietud por la disputa geopolítica entre Estados Unidos y China, la cual “preocupa al mundo entero… Yo solo espero que esto no conduzca a lo que se conoce en la jerga militar, como la Trampa de Tucídides. Es decir, si fuera a haber algún tipo de conflicto armado entre las grandes potencias del mundo, sería terrible para el mundo entero. Yo espero que este conflicto se pueda resolver con armas diplomáticas”.

“En cuanto a Brasil, hemos tenido una asociación con China desde 2009, cuando el país asiático se convirtió en un importante socio comercial”, señaló Mourão. Con relación a Huawei, explicó que las leyes brasileñas prohíben que se excluya a ninguna compañía a priori, para participar en las licitaciones internacionales planeadas para el año próximo para construir la próxima generación de la red de telecomunicaciones de Brasil.