Estados Unidos busca “superar” a China en el Mar de China Meridional

11 de agosto de 2020

11 de agosto de 2020 – Las fuerzas armadas de Estados Unidos buscan “superar” a China y a Rusia con las nuevas armas de largo alcance. En especial, en el Pacífico occidental. El diario South China Morning Pos (SCMP), el diario de referencia de Hong Kong, publicó el 9 de agosto una reseña de las declaraciones del jefe del Estado Mayor del Ejército de EU, James McConville, en el Centro de Estudios Estratégicos Internacionales de Washington, DC. Dijo que su prioridad máxima actualmente es el “disparo de precisión de largo alcance”, y está buscando las opciones que tiene para ubicar esos sistemas de lanzamiento de precisión de largo alcance en la región Indo-Pacífico, como parte de la estrategia de disuasión de Estados Unidos. Indicó que los cambios “nos permitirán superar” a los adversarios potenciales como China y Rusia, y agregó que la maniobra incluiría “el establecimiento d fuerzas de tarea conjuntas de todos los dominios”, o sea, aire, mar y tierra.

Song Zhongping, un experto militar de Hong Kong, le dijo al SCMP que la transformación es parte de la estrategia del Presidente Donald Trump para la región Indo-Pacífico para contener a China. “Estados Unidos quiere fortalecer sus capacidades de ataque, mediante la integración de sus sistemas de capacidad de fuego de tierra, mar, aire y espacio, y combinarlos con sus tropas en un poderosos sistema operación de combate conjunto”, explicó. “El objetivo es bloquear todos los canales en los Mares de China Oriental y Meridional, y trabajar con sus aliados regionales para impedir que las flotas del ELP [Ejército de Liberación Popular] rompan la ‘primera cadena de islas’ establecidas por Washington” durante la Guerra Fría.

Por otra parte, el diario semioficial chino en inglés, Global Times, informó que las fuerzas navales y de tierra del ELP han estado realizando programas concentrados anfibios, marítimos y de desembarque, durante las últimas semanas y seguirán haciéndolo durante las próximas semanas, en un momento en que Estados Unidos ha venido realizando con frecuencia actividades militares provocadoras cerca de la isla de Taiwán y en el Mar de China Meridional. El artículo cita un informe de la televisora CCTV según el cual los ejercicios recientes de desembarco en la isla de Hainan muestran que “el ELP tiene confianza y determinación para salvaguardar la soberanía nacional y los intereses de seguridad”.

Sin embargo, los riesgos inherentes a estos ejercicios de duelo son bien conocidos, ya que cualquier incidente inesperado puede llegar a salirse de control. El director de la Iniciativa de Sondeo de la Situación Estratégica en el Mar de China Meridional (una iniciativa de la Universidad de Pekín), Hu Bo, le dijo recientemente al Global Times que “dada la situación de las relaciones actuales en general entre China y Estados Unidos, si llega a ocurrir cualquier accidente aéreo o marítimo, podría ser que la fricción no se maneje de manera eficaz y podría resultar en una escalada. Por lo tanto, los factores inciertos sobre las interacciones de las fuerzas armadas de China y de Estados Unidos en el Mar de China Meridional, son muchas y los riesgos se están haciendo más grandes”.

Además del Mar de China Meridional, el otro foco de tensión es Taiwán. El Secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, llegó a Taipei el domingo 9 de agosto, supuestamente para conversar con el gobierno de Taiwán sobre la exitosa supresión de la COVID-19, pero también se reunió con la Presidente de Taiwán, Tsai Ing-wen, para “transmitir el mensaje firme apoyo y amistad del Presidente Trump a Taiwán”, según informó la agencia Reuters. Justo antes de que se llevase a cabo la reunión, una flota de aviones jet chinos PLA J-10 y J-11 volaron a lo largo del Estrecho de Taiwán, y cruzaron brevemente la línea divisoria entre Taiwán y el continente, a distancia de los radares y sistemas de misiles antiaéreos de Taiwán.

Antes de la visita de Azar, Reuters publicó un informe según el cual Estados Unidos negocia la venta a Taiwán de cuatro drones de vigilancia SeaGuardian (una versión marítima del drone MQ-9 Predator). El drone SeaGuardian tiene un alcance de 6,000 millas y le daría a Taiwán la capacidad para espiar más adentro de China continental, No se sabe, sin embargo, si la oferta estadounidense incluye las armas para los drones.