Un chiflado británico propone abiertamente crear una superpotencia de la “Anglosfera” para derrotar a China y a Rusia

13 de agosto de 2020

12 de agosto de 2020 – “¿Cómo sobrevivirá Gran Bretaña al Brexit y prosperará en un mundo que se consolida en tres bloques imperiales de Estados Unidos, China y la Unión Europea? Una respuesta es hacer realidad el concepto de la ‘Unión Canzuk’, un primer paso vital rumbo a la creación de una Anglosfera plenamente funcional”.

Así empieza el artículo de opinión que publicó el Wall Street Journal el 8 de agosto, firmado por el escritorzuelo británico Andrew Roberts, del King’s College de Londres y también del Instituto Hoover. Roberts quiere dar la impresión de que habla a nombre de una facción del imperio británico, pero todo su delirio refleja más bien el esfuerzo cada vez más desesperado y peligros del imperio británico para tratar de impedir una cumbre de las potencias de mayor peso.

Con “Canzuk” Roberts se refiere a las siglas en inglés de Canadá, Australia, Nueva Zelanda y el Reino Unido (UK), y propone que “alguna forma de federación entre ellos –con libre comercio, libre movimiento de personas, una organización de defensa mutua y capacidades militares conjuntas—crearía una nueva superpotencia global y aliada de Estados Unidos, el gran pilar de la Anglosfera”. Destaca lo obvio, que los países del “Canzuk” ya comparten un jefe de Estado común, la reina Elizabeth II.

Su intención declarada, que comparten prácticamente todas las facciones imperiales del Reino Unido, es la de tratar de forjar una superpotencia que se pueda enfrentar a China (y a Rusia) pero que incluye la reocupación plena de Estados Unidos: “Las discusiones que se están dando entre sus proponentes hoy —la mayoría de intelectuales conservadores pero también un número creciente de personajes políticos— están firmemente arraigadas en el presente y en una evaluación fría de la Realpolitik. La Unión Canzuk entraría de inmediato en el escenario global como superpotencia, capaz de estar hombro a hombro con Estados Unidos en la gran lucha definitiva del siglo 21 contra una China cada vez más revanchista”.

“Canzuk tendría un PNB conjunto de más de $6 billones de dólares, solo detrás de Estados Unidos, China y la UE. Su población combinada de 135 millones sería la novena potencia demográfica del mundo, con niveles de educación mucho mayores y un PNB per cápita de la mayoría de las otras ocho. Y con un gasto de defensa combinado de más de $100 mil millones, podría también estar por encima de de otros”, pontifica Roberts.

“Los cuatro países han sido desde hace tiempo miembros de la alianza de agencias de inteligencia con Estados Unidos llamada Cinco Ojos, y la membresía de Canadá en el Comando de Defensa Aeroespacial de Norteamérica (Norad, por sus siglas en inglés) se extendería a la Unión Canzuk en su conjunto, en la cual Gran Bretaña ofrecería una disuasión nuclear y un programa espacial y su asiento en el Consejo de Seguridad de la ONU…. No hay motivo alguno por el cual el contribuyente estadounidense siga pagando la factura de ser el policía del mundo por siempre, y una alianza íntima con Canzuk ofrecería un bienvenido alivio. El costo de frenar y contener las ambiciones globales de China sería el papel histórico no solo de una sino de dos superpotencias, dado que es claro que la Unión Europea no tiene interés en tratar de parar la hegemonía china en Asia. Una Unión Canzuk fuerte y próspera haría de la Anglosfera un multiplicador de fuerzas en un mundo cada vez más incierto”.

Toda la propuesta de Roberts parecen sueños de un chiflado imperialista trasnochado, pero esa orientación es la que provocó dos guerras mundiales en el siglo pasado, y ha mantenido al mundo en guerra permanente durante todo el siglo 21.