Funcionarios de la Reserva Federal de EU advierten a los estadounidenses que no esperen una recuperación económica pronto

14 de agosto de 2020

14 de agosto de 2020 — En declaraciones que han dado recientemente los presidentes de los bancos de la Reserva Federal de Boston, San Francisco y Dallas, todos ellos culpan del estancamiento de la economía a la prematura reapertura de los negocios en el país, luego de que fueran cerrados debido a la pandemia. Por ejemplo, el presidente de la Reserva Federal de Boston, Eric Rosengren, dijo en una conferencia virtual organizada por la Cámara de Comercio de South Shore, en Massachusetts, que “el pronóstico para la economía de Estados Unidos este otoño es bastante incierto, pero mi opinión es que la reciente desaceleración en la actividad económica que hemos visto en datos de alta frecuencia es muy probable que continúe”. La presidente de la Reserva Federal de San Francisco, Mary C. Daly, dijo en una videoconferencia con el Club Económico de Las Vegas, que el rebote económico será lento y gradual. Y el presidente de la Reserva Federal de Dallas, Robert Kaplan, le dijo a la Cámara de Comercio de Lubbock en una videoconferencia en Texas que los estadounidenses tienen que aprender a “vivir con” el virus, para que se pueda volver a abrir la economía.

Rosengren fue más explícito en su crítica a la política del gobierno sobre la COVID-19. Dijo que hubo partes de Europa que manejaron la situación mejor cuando cerraron sus economías durante un tiempo suficiente como para reducir de manera significativa las tasas de infección y de muertes. Por otro lado, en Estados Unidos muchos levantaron las restricciones demasiado rápido, con el resultado de que ocurrieron nuevos brotes de coronavirus y tuvieron en consecuencia que volver a cerrar la economía. “Los esfuerzos limitados o incongruentes que hicieron los estados para controlar al virus con base a los lineamientos de salud pública, no solo han puesto a los ciudadanos ante un riesgo innecesario de enfermedad grave y posible muerte; sino que también muy probablemente va a prolongar la recuperación económica”, dijo Rosengren.

Aunque la descripción que hace Rosengren es correcta, hasta donde llega, la verdad es que tanto él como sus colegas en la Reserva Federal han eludido totalmente la responsabilidad central de la propia Reserva Federal y de las políticas de Wall Street en general, por haber creado las condiciones para el colapso económico físico que creó la pandemia, para empezar, y luego asegurándose que la política fatal de “emisión cuantitativa” de emitir dinero inorgánico para rescatar a los bancos insolventes, ha continuado e incluso se ha disparado desde el comienzo de este año. Por el contrario, Rosengren se da a sí mismo unas palmaditas en la espalda para luego tratar de echarle la culpa a otro: “A pesar de las considerables intervenciones por parte de las autoridades monetarias y fiscales… la recuperación podría perder velocidad, ya que las actividades en muchos estados se están volviendo a restringir otra vez (oficial o voluntariamente) para reducir la propagación del virus”.