Pompeo le ordena a Haití que fortalezca su “democracia”; nada de ayuda, democracia nomás

20 de agosto de 2020

19 de agosto de 2020 — Durante su estancia en República Dominicana para asistir a la toma de posesión del Presidente electo Luis Abinader, el 16 de agosto, el secretario de Estado de EU, Mike “el arrebatado” Pompeo, se dignó a reunirse un momentito con el Presidente de Haití, Jovenel Moïse, para ordenarle que programe ya las elecciones legislativas y que “fortalezca el Estado de derecho y el apoyo a los derechos humanos”. Porque en medio del caos económico y político que reina en Haití, en medio de la pandemia del coronavirus, se ha pospuesto por meses la designación de un consejo electoral provisional así como las elecciones legislativas.

Ya de por sí fue bastante feo que Pompeo se reuniera con Moïse en un pasillo (ni siquiera en una sala) del palacio presidencial dominicano, cosa que los medios informativos y redes sociales haitianas vieron como una flagrante falta de respeto, según informó el diario Miami Herald el 17 de agosto. Pero lo que es aún peor, el “arrebatado” mostró un total desprecio por el hecho de que Haití es un país pobre, devastado, que ahora padece la pandemia del coronavirus cuya extensión es imposible de conocer a ciencia cierta, debido a la falta de equipos de pruebas y la nula infraestructura médica para tratar a los pacientes humanamente. Para cualquier diplomático compasivo, o medianamente cuerdo, la situación existente en Haití ameritaría un ofrecimiento inmediato de ayuda económica y médica, como por ejemplo, la ayuda que podría dar el Cuerpo de Ingenieros del Ejército para ir a ayudar a construir instalaciones de salubridad de emergencia y asegurar una salubridad apropiada.

Pero Pompeo ni es compasivo ni es cuerdo, a pesar de sus santurronas proclamaciones de sus “valores cristianos”. De la manera más arrogante y pedante publicó un tuit donde dice que Moïse tiene que cumplir sus órdenes, ya que “son los elementos fundamentales del proceso democrático”. La reseña del Miami Herald cita a Jean-Junior Joseph, el ex secretario de prensa del ex primer ministro interino de Haití, Gerard Latortue, quien calificó los dictados de Pompeo como una “gran bofetada a Haití. No veo ninguna foto sentados. Solo veo la foto de él parado en el [pasillo]… La diplomacia de Haití, con 216 años de independencia, no merece eso. Merecemos una diplomacia en donde la gente se debe sentar y hablar con un intercambio recíproco. ¿Por qué debe estar parado el Presidente en el pasillo para hablar con el representante de otro Presidente?”