El BCE podría ir más a fondo con las tasas de interés negativas

20 de agosto de 2020

19 de agosto de 2020 — Hasta ahora los bancos centrales (de EU, Europa, y Japón, principalmente) han podido mantener con vida al sistema financiero quebrado, gracias a las cantidades sin precedentes de dinero barato que le han transferido a los bancos insolventes, además de la compra directa de activos tóxicos a esos mismos bancos y a las corporaciones zombi, que los liberan de sus préstamos irrecuperables en inversiones en bonos chatarra y cosas similares. Pero la burbuja financiera ya se comporta como un monstruo al que, entre más se le alimenta más hambriento se vuelve. Por este motivo, según el semanario británico The Economist, ya se inició un debate sobre cómo podría el Banco Central Europeo (BCE), por ejemplo, ir más a fondo con las tasas de interés negativas (en el programa TLTRO del BCE), siempre y cuando esas tasas, aplicadas a los préstamos a los bancos, se desacoplen de las tasas de interés a los depósitos, e impidiendo que los depositantes acumulen efectivo. (TLTRO son las siglas en inglés del programa de Operaciones Selectas de Refinanciamiento a Largo Plazo, mediante el cual el BCE emite dinero para prestarlo a bajos intereses a instituciones financieras a cambio de sus activos sin valor).

“Técnicamente no hay un piso para las tasas del TLTRO. Pueden caer a -5%, a -10%, o más. Tasas de interés más bajas le podrían dar a la inflación, sometida desde hace tiempo, la patadita que necesita. Mientras tanto los bancos centrales podrían empezar a elevar sus tasas de depósito, para satisfacer a los críticos en Alemania y otras partes, que se preocupan por el impacto de las tasas de interés en los ahorristas. La escala para evaluar quién accede al financiamiento más barato del BCE se podría alterar para, digamos, mejorar la transmisión de tasas negativas. Se le podría pedir a los bancos que reevalúen el precio de libros de sus préstamos existentes, según sugiere Eric Lonergan, un gestor de fondos de M&G Investments; en su forma más audaz, un TLTRO perpetuo necesitaría que los bancos presten a tasas negativas, que sería una manera de transferir efectivo a los ciudadanos”, explica en su jerga bancaria el semanario de la City de Londres, The Economist. Traducido al lenguaje del común, alega que el TLTRO no sería un mecanismo temporal de emergencia, sino permanente y sin límites.

Pero no todo mundo está de acuerdos con el rumbo que lleva el BCE. “Andrew Bailey, el gobernador del Banco de Inglaterra, le dijo a la agencia Bloomberg el 6 de agosto que él no espera seguir la dirección del BCE”, según informó The Economist.

Y algunos actores del mercado ya están alertando tímidamente que todo va a terminar en un desastre. La firma Stifel Investment publicó un informe para sus clientes en el que pronostica un crac en el mercado de valores, que va a generar un “gran sufrimiento” y culpa de ello a la Reserva Federal de Estados Unidos. Según Stifel, el índice S&P 500 está sobrevaluado entre 5 y 10%, y la burbuja está creciendo gracias a las bajas tasas de interés y al aumento de la liquidez. Ambos fenómenos son consecuencia directa de la política de la Reserva Federal.

El mercado es hoy día más exuberante que nunca en los últimos 150 años, dice Stifel.