UE impuso sanciones a Bielorrusia y exige “transición pacífica del poder”

21 de agosto de 2020

20 de agosto de 2020 – Luego de una reunión de emergencia de la Unión Europea (UE), el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, dijo que las recientes elecciones en Bielorrusia fueron “fraudulentas” y anunció que la UE impondría sanciones a un “número importante” de funcionarios bielorrusos que cometieron acciones “atroces e inaceptables” contra los manifestantes antigobiernistas, informó RT ayer.

La aspirante a “Führer” de toda Europa, Ursula von der Leyen, presidente de la Comisión Europea, insistió en que hubo un respaldo “unánime” a favor de las sanciones, las cuales se impondrán supuestamente sin “perjudicar al pueblo de Bielorrusia”. Dijo que la UE apoya una “transición pacífica del poder” en el país, y que asignaron 53 millones de euros para “apoyar a la sociedad civil” así como para la respuesta contra la Covid-19, pero los fondos no irán al gobierno, según informó Euronews. “El pueblo de Bielorrusia quiere un cambio y lo quieren ya”, dijo Ursula. “Quieren democracia y nuevas elecciones presidenciales, ya que estas elecciones no fueron libres ni fueron justas”.

La ex candidata de la oposición, Sviatiana Tsikhanouskaya exhortó a los europeos a no reconocer el resultado de las elecciones, y exigió que se lleven a cabo nuevas elecciones bajo “supervisión internacional”. En una declaración conjunta, los Presidentes de la República Checa, de Hungría, Polonia y Eslovaquia (conocidos como los Cuatro Visegrad) hicieron un llamado a las autoridades bielorrusas a que “se abran vías para una solución política y acatar los derechos y libertades humanas fundamentales y se evite el empleo de la violencia contra los manifestantes pacíficos”. En una aparente referencia a Rusia, según interpretan los medios noticiosos, instaron a los “actores extranjeros a abstenerse de acciones que puedan socavar la independencia y soberanía de Bielorrusia”.

La Nezavisimaya Gazeta reporta que las manifestaciones en Bielorrusia están menguando en tanto que el público pierde la confianza en la oposición. Las protestas de antier en Minsk atrajeron menos multitudes y las huelgas se han debilitado. Los expertos entrevistados por Nezavisimaya Gazeta dicen que las manifestaciones alcanzaron apoyo más que nada por la brutalidad policiaca, pero la oposición como tal no ha podido ofrecer ningún cambio tangible o creíble.