13 de los 15 miembros del Consejo de Seguridad de la ONU rechazan la carta de Estados Unidos sobre las sanciones

23 de agosto de 2020

23 de agosto de 2020 – Estados Unidos no tiene, prácticamente, apoyo en el Consejo de Seguridad para que se tome la medida que solicitó el secretario de Estado de EU, Mike Pompeo, en su carta del 20 de agosto sobre Irán. La agencia británica Reuters informó el viernes 21 que 13 de los 15 miembros del Consejo de Seguridad han enviado sus cartas respectivas al presidente del Consejo (la presidencia rotativa del Consejo de Seguridad la tiene Indonesia este mes) para hacer valer su oposición a la acción que pide Estados Unidos, de restituir las sanciones contra Irán. En las 24 horas después de que Pompeo introdujo su queja, se han manifestado Gran Bretaña, Francia, Alemania y Bélgica, así como China, Rusia, Vietnam, Níger, San Vicente y las Granadinas, Sudáfrica, Indonesia, Estonia y Túnez, en oposición a Estados Unidos, según informó Reuters. La única excepción hasta ahora fue la de República Dominicana, que no ha introducido su carta todavía.

Pompeo advirtió a Rusia y China que van a enfrentar las medias de Estados Unidos si se rehúsan a volver a imponer las sanciones de la ONU a Irán, que se levantaron luego del acuerdo nuclear de Irán con los P5+1, o sea los cinco países miembros permanente del Consejo de Seguridad (Estados Unidos, Francia, el Reino Unido, China y Rusia) más Alemania.

El párrafo 37 de ese acuerdo, el Plan Integral de Acción Conjunta (JCOPA, por sus siglas en inglés) cuyo texto completo se incluyó a la resolución 2231 del Consejo de Seguridad, establece: “Luego de recibir la notificación de los participantes quejosos, como se describe antes, que incluye una descripción de los esfuerzos de buena fe que hicieron los participantes para agotar el proceso de resolución de la disputa especificada en este JCPOA, el Consejo de Seguridad de la ONU, de acuerdo a sus procedimientos, votará sobre una resolución de continuar el levantamiento de las sanciones. Si la resolución descrita antes no se ha adoptado dentro de los 30 días de la notificación, entonces se volverían a imponer las disposiciones de las antiguas resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU, a menos que el Consejo de Seguridad de la ONU decida lo contrario”. El párrafo anterior, el número 36, describe el proceso de resolución de disputas que deben agotar los quejosos, antes de presentar la notificación para reimponer las medidas. Estados Unidos no solo ha ignorado ese proceso, sino que Pompeo mintió descaradamente cuando dijo en su rueda de prensa del 20 de agosto que cualquier puede presentar una queja sin ningún tipo de precondición. “Solo dice estos países” que se nombra en la resolución “pueden ejecutar la reimposición” de las medidas, dijo Pompeo el 20 de agosto, sin ni siquiera mencionar el proceso de resolución de disputas de los párrafos 36 y 37.

Pompeo y el enviado especial para Irán, Brian Hook (en su canto de despedida, antes de entregarle sus tareas al nefasto Elliott Abrams) simplemente desechó la oposición a su carta. “Nosotros no necesitamos permiso de nadie”, le dijo Hook a los periodistas en un informe a la prensa el 21 de agosto. “Irán está en incumplimiento de sus compromisos nucleares voluntarios. Se ha satisfecho la condición para iniciar la reimposición. Así que hemos iniciado el proceso de reimposición”, agregó. Dijo que “si la gente apoya o se opone a lo que hacemos es irrelevante”, y que “hoy es el día uno del proceso de 30 días”.

“Ponerse de lado de los rusos y de los chinos en este asunto importante en este momento importante en la ONU, pienso que es realmente peligroso para el mundo”, le dijo Pompeo a Fox News antier.

La agencia Associated Press informó que varios diplomáticos habían pronosticado esta oposición abrumadora de los miembros del Consejo de Seguridad. En estas circunstancias, la acción de Estados Unidos no tendrá ningún efecto y el presidente del Consejo de Seguridad no tendría que introducir ninguna resolución para extender el levantamiento de las sanciones, lo cual enfrentaría el veto de Estados Unidos, dijeron estos diplomáticos bajo condición del anonimato.

Nike