Proyecto de ley en el Senado de EU amenaza a países de Iberoamérica y el Caribe que participen en la Franja y la Ruta

3 de septiembre de 2020

3 de septiembre de 2020 — Un grupo de cinco senadores de ambos partidos introdujo a mediados de agosto un proyecto de ley denominado “Ley de fomento de la competencia, transparencia y seguridad en las Américas”, cuyo único objetivo es contrarrestar la creciente presencia económica de China en Iberoamérica y en el Caribe, en la cual la Iniciativa de la Franja y la Ruta es un componente esencial.

Los patrocinadores del proyecto son los sospechosos de siempre, los senadores republicanos Marco Rubio (de Florida), Ted Cruz (de Texas), y lo senadores demócratas Bob Menendez (de Nueva Jersey), Ben Cardin (de Maryland) y Tim Kaine (de Virginia), quienes alegan que el proyecto de ley permitirá una mayor participación económica de Estados Unidos en la región, y al mismo tiempo “enfrenta las actividades económicas, políticas, de seguridad e inteligencia del gobierno de China”.

En el boletín de prensa en el que anunciaron el proyecto, el senador Menendez dice que “hace mucho pasó la hora para que nuestro gobierno acelere los esfuerzos diplomáticos y económicos en las Américas para asegurar que la imponente presencia de China en la región no perjudique los valores democráticos y los derechos humanos universales que Estados Unidos ha ayudado a fomentar por décadas”. Rubio advierte que “en tanto que el gobierno chino y el Partido Comunista siguen ampliando su Iniciativa de ‘la Franja y la Ruta’ financiada por el gobierno, y la diplomacia de la trampa de la deuda por todo el hemisferio, Estados Unidos debe abordar la amenaza que planea este desafío en nuestra región”. Según Rubio, el verdadero objetivo del Partido Comunista de China es “utilizar el poder económico para desplazar a Estados Unidos y el papel que juega nuestra nación”.

Por su parte, el inefable Ted Cruz repica: “El Partido Comunista Chino ha extendido enormemente su influencia en el hemisferio occidental a través del chantaje económico y la coerción. China plantea la amenaza geopolítica más grande para Estados Unidos”. Entre otras cosas, el proyecto de ley tiene disposiciones para “contrarrestar las prácticas económicas malignas” y para ampliar “los informes de inteligencia sobre las actividades económicas, políticas, de seguridad e inteligencia de China en las Américas”. De acuerdo a este proyecto de ley, toda embajada y consulado de Estados Unidos tendrá un funcionario encargado de dar seguimiento a las actividades de China en la región.