EU proyecta su propia mala conducta en China: Ritter

6 de septiembre de 2020

5 de septiembre de 2020 – El ex inspector de armamento de la ONU, Scott Ritter, publicó un comentario en RT el 2 de septiembre, en donde dice que el informe militar del Pentágono sobre China no obedece a ninguna amenaza que le represente China, sino a “al estado psicológico nervioso de Washington”. Lo que falta en la evaluación que hace el Pentágono sobre el poder militar de China, señala Ritter, “es alguna reflexión sobre el papel que jugó Estados Unidos para desencadenar esta expansión militar china”. Cita dos ejemplos, la salida por parte de Estados Unidos del Tratado INF (fuerzas nucleares de alcance intermedio) y luego la insistencia de que China participe en las pláticas de control de armamento con Rusia y Estados Unidos; y luego las constantes provocaciones en el Mar de China Meridional y en torno a Taiwán.

Ritter plantea que en realidad Estados Unidos va de caída, lo cual se muestra entre otras cosas en las desastrosas intervenciones militares en Iraq y en Afganistán, que demostraron que el liderazgo de EU va de caída y ha estado así cuando menos en dos décadas (en otras palabras, comenzó mucho antes de que Trump llegara a la Casa Blanca).

“La sombría evaluación que contiene el documento ‘Sucesos militares y de seguridad relacionados con la República Popular de China’, está ligada causalmente a su declive”, escribe Ritter. “Hay un trastorno psicológico conocido como ‘proyección’, que se refiere al acto inconsciente de tomar emociones y rasgos que se consideran desagradables sobre ellos mismos, y atribuirlos a alguien más. El Departamento de Defensa de EU es culpable de esta proyección psicológico cuando se trata de evaluar a China”.

“Como nación en declive, EU es incapaz o no está dispuesto a aceptar esta nueva realidad, y como tal es incapaz de hacerse el tipo de diagnóstico necesario para reducir o detener ese declive. En tanto que otras naciones, como China, llenan el vació creado por la potencia Estados Unidos en retroceso, los planificadores estadounidenses, en vez de explicar las acciones chinas como una manifestación lógica de causa y efecto de la realidad, más bien proyectan sobre China los mismos rasgos de conducta de Estados Unidos que han ayudado a ocasionar su mengua en el alcance e influencia global”, explica Ritter.

En un ambiente académico, esa proyección daría bastante tela que cortar para más discusiones, concluye Ritter, pero “en el mundo real puede llevar al tipo de errores de cálculo que llevan a las confrontaciones que de otra manera se pueden evitar. Visto desde esta perspectiva, este nuevo informe [del Pentágono] expone el hecho de que la verdadera amenaza a la paz y la seguridad global no es la expansión militar china, sino la proyección psicológica de Estados Unidos que define las acciones de Pekín como una amenaza existencial que tiene que hacerle frente”.