“China puede estar orgullosa frente al mundo” por el éxito en contra de la COVID-19, dice el Presidente Xi a la nación

11 de septiembre de 2020

10 de septiembre de 2020 — Durante la ceremonia especial que se llevó a cabo el 8 de septiembre para condecorar a todas las personas y organismos que jugaron un papel destacado en la lucha para derrotar a la epidemia COVID-19 en el epicentro del brote en China, en Wuhan y en la provincia de Hubei, el Presidente Xi Jinping dio un importante discurso, en el que convocó a la nación para las batallas estratégicas por venir, invocando al “espíritu de Wuhan” que inspiró el éxito de la nación en contra de la pandemia.

Entre las personas que fueron condecoradas está el Dr. Zhong Nanshan, el especialista epidemiólogo y neumólogo chino, de 84 años de edad, que encabezó la pelea médica en contra de la pandemia. El Dr. Zhong recibió el más alto reconocimiento, la Medalla de la República, y al recibirla dijo con modestia que la recibía a nombre de todo el personal médico que se movilizó durante la pandemia. Entre las miles de personas reunidas en el Gran Salón del Pueblo para esta ocasión, había muchos de estos trabajadores de la salud, quienes llevaban consigo una gran rosa roja para indicar su contribución.

El Presidente Xi puso de relieve la unidad del pueblo chino y a su disciplina para derrotar al coronavirus, siendo la primera nación que lo logra, y la primera nación en comenzar a abrir su economía con seriedad y seguridad. Pero al mismo tiempo, su discurso fue un llamado a las armas para hacer frente a venideras “complejidades y riesgos”. Aunque no hizo ninguna mención directa a los intentos de Pompeo y compañía, de estigmatizar a China, ni del ruido de tambores de guerra que proviene de Washington para atacar al Partido Comunista Chino, todo el mundo sabía a qué se refería. “China puede estar orgullosa frente el mundo. ¡Todos estamos orgullosos de ser chinos!”, proclamó.

El Presidente manifestó el agradecimiento de la nación a todas las personas que participaron en esta pelea para salvar a Hubei, y recalcó el valor fundamental y la valía de la vida humana, la importancia de salvar vidas humanas, desde neonatos de semanas de edad hasta personas de cien años. La norma para juzgar a la sociedad es su capacidad para movilizarse para enfrentar estos desafíos, recalcó, y a la luz de esto, hizo hincapié en la importancia del Partido Comunista para movilizar a la población. El sistema de “socialismo con características chinas” liderado por el Partido Comunista (el blanco directo de la campaña en Occidente) es precisamente el sistema que permitió a China superar la pandemia COVID-19 con muchas menos muertes que los demás países, afirmó.

La historia y la realidad han mostrado que en tanto mejoramos nuestro sistema, podremos defender a China, y enfrentar con calma lo que venga, dijo. China avanzará al transformarse y convertirse en una “sociedad moderadamente próspera en todos sus ámbitos”, y alcanzará la meta propuesta de eliminar la pobreza y evitar que retorne. “La gran lucha en contra del coronavirus ha demostrado una vez más que la fortaleza acumulada a nivel nacional desde la fundación de la República Popular China ha sentado las bases sólidas para que el país enfrente cualquier ‘tormenta’ con serenidad… La batalla de China contra la COVID-19 demostró el potencial de los profundos valores socialistas y de la maravillosa cultura china tradicional, que motiva enormemente y ayuda a construir el consenso así como un acervo de recursos”.

Este mismo espíritu permite una mayor cooperación con las demás naciones del mundo para forjar el futuro. “La exhortación amplia para construir una comunidad con un futuro compartido para la humanidad es el camino correcto para que la humanidad pueda superar desafíos comunes y construir un mundo más próspero y mejor”, dijo Xi. Quienes tergiversan los hechos y culpan a otros se hacen daño a sí mismos. China mantiene su compromiso a abrirse al mundo, y a trabajar con las organizaciones internacionales, en particular con la Organización Mundial de la Salud (OMS), para crear una “comunidad mundial de salubridad”.

Al concluir, Xi habló de las cualidades que se necesitan para encarar los desafíos venideros, y se refirió al concepto confuciano de junze, o de una persona de cualidades nobles (el maestro chino Cai Yuanpei utilizó la palabra “junze” para traducir el concepto de Friedrich Schiller de “alma bella”).

“El firmamento es fuerte, y el gentilhombre sigue esforzándose por su mejoramiento personal”, dijo Xi, citando a Confucio. “La razón fundamental de la grandeza de la nación es que nunca se ha dado por vencida, nunca retrocede, y nunca deja de enfrentar los retos y cualquier riesgo, y está incansablemente luchando por su futuro y su destino. Ninguna fuerza y ningún individuo va a detener al pueblo chino en su avance hacia una vida mejor”.

nike roshe two flyknit zappos women shoes outlet