Lo principal

                                                                                                                                                                                                                                                                                        

¿Tendrá la Humanidad una Ley Internacional en el espacio exterior, o una Ley de la Jungla?

13 de septiembre de 2020

13 de septiembre de 2020 — En su artículo principal para la edición del 27 de agosto (Nº 35) del semanario alemán Neue Solidarität, la presidente del Instituto Schiller, Helga Zepp-LaRouche, aborda el peligro existencial que representa para la civilización la política bélica que promueven el secretario de Estado de EU, Mike Pompeo y otros, a lo que se agrega el plan perverso de trasladar la geopolítica al espacio exterior. De entrada en su artículo, Zepp-LaRouche señala:

“Puede verse en este momento una multitud de sucesos que parecen ser independientes uno del otro, pero que en conjunto, producen la atmósfera y la dinámica de un periodo de preguerra. La cuestión crucial es si la especie humana tiene en sí misma los recursos morales para desviarse del rumbo de política internacional que llevará, inevitablemente, a una nueva guerra mundial.

“El Secretario de Estado de EU, Mike Pompeo, está obviamente en pie de guerra, y claramente cree que la voluntad de poder basta para atraer a todas las naciones a una confrontación contra Rusia y China, incluso, si fuese necesario, a través de la aplicación extraterritorial de sanciones de EU contra Irán, y contra todos lo países que no sucumban ante la arbitrariedad de EU. Es realmente asombroso: el Consejo de Seguridad de la ONU rechazó a mediados de agosto una resolución de EU para restablecer las sanciones contra Irán, bajo una cláusula del Plan de Acción Integral Conjunta (JPCOA, por sus siglas en inglés). Rusia y China votaron en contra, Francia, Alemania y Gran Bretaña, y otros ocho Estados se abstuvieron, y solo EU y República Dominicana votaron a favor. El caso quedó así de claro.

“Pero eso no impidió a Pompeo presentar otra carta una semana más tarde al Consejo de Seguridad de la ONU, en el que expresa que espera que la sanciones contra Irán entren automáticamente en vigor en un periodo de 30 días, y que esas sanciones incluirán a todos los países que mantengan cualquier tipo de relación comercial con Irán, principalmente Rusia y China, pero también a países europeos y otros. Los Ministros de Relaciones Exteriores de China y Rusia dejaron claro en sus comentarios que la opinión de Pompeo es absurda, dado que el Tratado JCPOA fue adoptado bajo la Resolución 2231 de la ONU y es, por tanto, un ley internacional válida, mientras que EU se retiró unilateralmente del mismo Tratado el 8 de mayo de 2018. Invocar un Tratado que uno ha revocado, refleja un grado inquietante de autoengaño.

“Los Ministros de Relaciones Exteriores de Francia, Alemania y el Reino Unido también indicaron que consideran la maniobra de Pompeo como algo incompatible con su apoyo al Tratado JCPOA. El argumento de Pompeo de que Irán no ha respetado las condiciones acordadas en el acuerdo nuclear es transparente, dado que todo el mundo sabe que fue solo como reacción a que EU abandonó el Tratado, por lo que Irán comenzó a aumentar sus reservas de uranio enriquecido. La declaración triunfal de Pompeo a Bret Baier, en su programa Special Report, de que Irán no podrá ya comprar sistemas de defensa antiaérea rusos ni tanques chinos, aclara que el propósito real es, a saber, la confrontación con Rusia y China.

“Mientras que el Presidente Donald Trump ha declarado y demostrado repetidamente, que él en verdad quiere mejorar las relaciones con Rusia, y conseguir un nuevo acuerdo de desarme nuclear, la política de Pompeo hacia Irán es idéntica a la del ex Asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, a quien Trump despidió y del que Trump tuiteó no hace mucho lo siguiente: “Si le escuchara, estaríamos ya en la Sexta Guerra Mundial”. Hay buenas razones para suponer sin embargo, que no habrá una sexta guerra mundial, dado que la humanidad, con toda probabilidad, no sobrevivirá a la tercera”.

Zepp-LaRouche subraya más adelante en su artículo que el propósito declarado de Trump, como el de retirar las tropas de EU de Siria, se ha visto contrariado enormemente por el intento de golpe que está en marcha y por la colusión entre las agencias de inteligencia de Obama-Bush y el servicio secreto británico. Para que nadie se olvide cuáles son los planes del complejo militar-industrial, Colin Powell lo dejó claro en su terrible discurso en la Convención del Partido Demócrata, señala Zepp-LaRouche.

A este cuadro, Zepp-LaRouche le agrega el intento de extender la confrontación geopolítica al área espacial, cómo explicó el novel comandante del Comando Espacial de EU, general James Dickinson, así como en un informe recientemente producido por la Unidad de Innovación de Defensa del Pentágono. Esto significa, comenta Zepp-LaRouche, que “el área en el que se podrían hacer realidad las metas comunes de la humanidad, como es la exploración espacial, para abrir la vía a nueva era de cooperación entre todas las naciones, parece que quiere envenenarse con la misma mentalidad de guerra fría que está envenenando ya la relaciones internacionales”.

Zepp-LaRouche condena la idea de una “cultura de guerra espacial” —que es la expresión empleada por Dickinson—como de plano “perversa”. Es la proyección en el espacio y en el futuro de la humanidad, de “la geopolítica fanática que causó dos guerras mundiales y un sufrimiento sin fin en el siglo 20. Lo que mentes visionarias como Hermann Oberth, Kraftt Ehricke y Lyndon LaRouche consideraban como el ‘imperativo extraterrestre’, como la oportunidad de elevar a la humanidad a un nivel de cultura superior, en el que los científicos y los astronautas de todas las naciones y culturas explorarían y superarían conjuntamente los desafíos de nuestro universo, se ve de este modo subyugada a la misma lógica depravada de la ganancia que ha llevado al mundo al borde del abismo, donde hoy nos encontramos.”

Las negociaciones e iniciativas diplomáticas son muy importantes para encontrar la salida a estas crisis, concluye Helga-Zepp LaRouche concluye, pero lo que se necesita para asegurar la supervivencia “es la gran visión de cómo la humanidad puede avanzar del estado actual de barbarie, a una nueva era de un inspirador renacimiento de grandes ideas, digno de la humanidad. La idea de una aldea lunar internacional, de una ciudad internacional en Marte, y viajes espaciales conjuntos en nuestra galaxia, y luego, en algún momento, más allá, no es algo para mentes estrechas, sino para los Mahatmas de la historia”.

Wholesale Cheap Nike, Jordans, Adidas, Air Max Shoes China Sale Online