¿Qué tan depravados pueden ser? Netflix lanzó una película de pornografía infantil

13 de septiembre de 2020

13 de septiembre de 2020 —Netflix lanzó una película llamada “Cuties” (adorables), en la que pagaron a niñas de 11 años de edad para que actúen como objetos pornográficos, lo cual ha generado una indignación en todo el mundo. “Cuties” es pura pornografía infantil expresamente, donde las niñas acompañadas de música erótica hacen movimientos y bailes como parte del “relato”. La representante demócrata por Hawái, Tulsi Gabbard, junto con otras personas están exigiendo que el Departamento de Justicia (DOJ en sus siglas en inglés) formule cargos en contra de Netflix. Los representantes Tom Cotton y Jim Banks también exigieron que el DOJ tome acciones, en tanto que se ha extendido ya una campaña denominada “#CancelNetflix”. Alrededor de 1 millón de personas ha firmado un llamado para que la película sea eliminada de la programación de Netflix.

Cotton le dijo al Daily Caller: “No hay excusa alguna a la sexualización infantil… y la decisión de Netflix de promover la película ‘Cuties’ es cuando mucho asquerosa y en el peor de los casos es un grave delito. Yo insto al Departamento de Justicia que tome acciones en contra de Netflix por su papel en promover estas imágenes explícitas de niñas en los hogares de los estadounidenses”.

“Como padre de niñas pequeñas, me parece que es totalmente enfermizo. Esta película no es solo carne de cañón para los pedófilos, además de alentar a niñas muy jóvenes a contravenir los deseos de sus padres y compartir imágenes pornográficas de ellas con extraños”, afirmó Banks.

Gabbard dijo que la película va a “hacer que los pedófilos se sientan sedientos” y “le da combustible al comercio del tráfico de sexo infantil” y califica de “cómplice” al servicio de distribución digital de contenido multimedia.

Los dueños de Netflix en su mayoría son fondos especulativos y firmas de inversión, encabezados por Capital Research, Vanguard, Fidelity, T. Rowe Price, y BlackRock.

En el 2018, Barack y Michelle Obama firmaron un contrato para producir películas para Netflix. Las dos que han producido hasta ahora, son un documental de una compañía china en Estados Unidos, que muestra una pésima imagen de los dueños chinos de la compañía; y la otra fue un documental de la propia Michelle en Estados Unidos, posiblemente con la intención de preparar el terreno para una candidatura a la Presidencia. Uno se debe preguntar, ¿qué estará pensado ella de esta película depravada de pornografía infantil?