El artículo del 11 de septiembre sobre “ThinThread” en The Hill no es una coincidencia

16 de septiembre de 2020

15 de septiembre de 2020 — Patrick Eddington, del Instituto Cato, tiene un artículo de opinión en el periódico The Hill del 11 de septiembre, que publica información de la Agencia de Seguridad Nacional obtenida en base a la Ley de Libertad de Información, que muestra que funcionarios de la NSA, bajo la dirección de su director Michael Hayden, suprimieron de manera deliberada el programa de contrainteligencia electrónica denominado ThinThread, antes y después de los ataques terroristas del 11-S de 2001. Eddington fue analista de imágenes militares de la CIA, y ha trabajado con los autores de ThinThread (que renunciaron a la NSA desde el 31 de octubre de 2001 para denunciar las incongruencias de la agencia), el ex director técnico de la NSA, William Binney y el ex analista y funcionario Kirk Wiebe, lo cual lo califica como fuente confiable. El hecho de que The Hill publica este artículo al mismo tiempo en que Binney y Wiebe, junto con el coronel Richard Black participaron en el foro de LaRouchePAC en donde dieron la voz de alarma sobre el golpe militar que contemplan algunos, no es ninguna coincidencia, sino que es un indicio del impacto de la voz de alarma que ha dado LaRouchePAC y esos expertos de seguridad nacional.

Sin embargo, no se explica por qué el artículo, titulado State Sanctioned Secrecy: NSA’s Criminality Shield (Secretos aprobados por el Estado: Escudo de Criminalidad de la NSA) no menciona ni a Binney ni a Wiebe, ni tampoco al colaborador de estos, Thomas Drake; esto parece ser una decisión editorial de la publicación. No obstante, Eddington escribe: “Promulgada en el momento más álgido de la Guerra Fría, la Ley del NSA le da a la agencia poderes radicalmente extensos para ocultar cualquier información del escrutinio público. Específicamente, la Sección 6 de la Ley establece: ‘nada en esta Ley o en ninguna otra ley… se ha de interpretar que exija a la organización que divulgue nada de la organización ni cualquier función de la Agencia de Seguridad Nacional, o cualquier información relacionada a las actividades de la misma, ni nombres, títulos, salarios o número de personas empleadas por dicha agencia’. La NSA ha aprovechado esa carta blanca para tratar de mantener detalles secretos sobre su falla letal en la inteligencia del 11-S”. Agrega que su campaña de más de tres años en base a la ley de libertad de información, ha “perforado parcialmente el velo de secrecía de la NSA sobre la cancelación de los programas de ‘explotación de la red digital’ [DNE, por sus siglas en inglés] TRAILBLAZER y THINTHREAD”.

Eddington califica al programa ThinThread como un “sistema DNE propio, económico, sumamente efectivo y que cumple con las restricciones constitucionales”. Afirma que Hayden infringió la ley cuando utilizó para otros fines los fondos que la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes asignó específicamente para ThinThread, y canceló por completo su desarrollo tres semanas antes del 11-S, “a pesar de que THINTHREAD, aún en la fase de prototipo, ya producía inteligencia que la NSA no podía conseguir con ninguno de sus otros sistemas existentes...

“Hayden despilfarró cuando menos $696 millones en TRAILBLAZER entre octubre de 2001 y septiembre de 2005; el dinero produjo solo un prototipo de sistema DNE que no sirvió”

“Los miembros del antiguo equipo de THINTHREAD piensan hasta el día de hoy, que si su sistema se hubiese empleado incluso unas cuantas semanas antes de los ataques del 11-S, los secuestradores de bin Laden nunca hubieran logrado llegar a ningún avión. Yo estoy de acuerdo”, concluye Eddington. Puede ver el artículo completo, en inglés, en este enlace https://thehill.com/blogs/congress-blog/politics/516064-state-sanctioned-secrecy-nsas-criminality-shield

Air Jordan